domingo, 20 de mayo de 2012

Napoles, Pompeya

Desembarcamos en Nápoles. Es muy sencilla la excursión a Pompeya por nuestra cuenta.
Simplemente hay que bajar del barco y como a 100 metros hay un quiosco de prensa.

 Allí se compra un billete de ida y vuelta válido para el autobus y em metro. Tomamos el primero que pase en dirección Corso Garbaldi. Bajamos en la estacion de trenes Circunvesubiana y subimos al primero que salga en dirección a Pompeya.
En aproximadamente 40 minutos estaremos en la Estación Pompeya Scavi, que es esta:




 Y empezamos la visita, sin guías pero con la guía de mi amigo Nekko.
La ciudad ofrece un cuadro de la vida romana durante el siglo I. El momento "inmortalizado" por la erupción evidencia literalmente hasta el mínimo detalle de la vida cotidiana.



 En el año de la erupción, se calcula que la población de Pompeya era de unas 20.000 personas. La ciudad estaba situada en una zona donde abundaban las villas vacacionales, y contaba con numerosos servicios.
 Templo de Venus, dedicado a la diosa protectora de Lucio Cornelio Sulla.Fue construido después del año 80 a.c., cuando se convirtió en colonia romana. Probablemente era el más espléndido y suntuoso de los templos. Tras la erupción, el templo fue expoliado.
 El Foro. Templo de Apolo.
Uno de los templos más antiguos de Pompeya. La estructura actual data del siglo II. A los lados vemos las estatuas de Apolo y Diana.



 En el edificio se combinan elementos griegos, la columnata rodeaba la cella, e itálicos, podio alto con escalera de acceso sólo por el frontis.
 También destaca el reloj solar de época augusta. El pavimento de la cella tenía un motivo de rombos de colores que imitaban cubos en perspectiva. El foro era el centro cívico y el corazón de la vida comercial de Pompeya. Era un amplio espacio abierto con forma rectangular rodeado en tres de sus lados por una columnata y en el otro por el Templo de Júpiter, con varios edificios públicos importantes en torno a él.
Constaba de un área libre de 143 m. de longitud por 38 de anchura, estaba pavimentada en piedra. En ella se erguían estatuas conmemorativas del emperador, de miembros de su familia o de ciudadanos locales de alguna importancia.

 La Basílica


Se trata de la sede de la administración de justicia, y junto con el Foro constituía el edificio más importante de la ciudad.Tenía cinco puertas que abrían hacia el Foro, que daban paso a tres naves internas. La época de la fundación se calcula hacia el 120 a. C.
 


 Era típico ver en el foro mesas o banquetas donde los vendedores exponían sus productos al público, se colocaban en los bordes de la zona libre, junto a las columnatas y cuando llovía se trasladaban a los corredores, unos pasillos que estaban techados donde la gente paseaba y solía negociar.
 En el foro había tablillas expuestas al público donde se escribía noticias importantes de la época, como el resultado de las últimas elecciones o la fecha de algún espectáculo, e incluso había gente que aprovechaba para exponer sus quejas o para hacer publicidad de su establecimiento. Un ejemplo encontrado de ellos sería: "Macerior ruega al edil que prohíba a la gente hacer ruido en la calle y moleste a las personas decentes que están durmiendo".



 Inmediatamente después se encontraba el Templo de Vespasiano, con un altar de mármol esculpido que representa la escena de un sacrificio.



 El Templo de Júpiter cierra la plaza del Foro en el lado norte. Si bien en su origen fue sólo dedicado a Júpiter, después del año 80 a. C. fueron también veneradas Juno y Minerva. El templo fue construido en el siglo II a. C., fue gravemente dañado por el terremoto del año 62 d. C. y estaba siendo restaurado al momento de la erupción del Vesubio.
 Al lado del mercado se encontraba una amplia construcción de la misma época, identificado como el Templo de los Lares Públicos, es decir, de las divinidades tutelares de la ciudad, a las cuales había sido dedicado después del terremoto que había aterrorizado a los pompeyanos.



 Imágenes de la víctimas de la erupción.






 Tantos restos y hallazgos.......En el fondo, en esas cajas deben haber miles de historias....



 La figura que muestra la fotografía corresponde a uno de los últimos habitantes de Pompeya. A uno de los muchos que, ignorantes de la verdadera fuerza del Vesubio, se confiaron y no huyeron. El 24 de agosto del año 79 de nuestra era se produjo la gran ola de flujo piroclástico, una masa gaseosa de alta densidad que llegado a un cierto grado de concentración se deja caer sobre la tierra como un baño de magma ardiente.
De ese modo Pompeya quedó sepultada y sus restos se conservaron hasta hoy. También los restos de sus habitantes. Bajo ese manto de magma, los cuerpos de las víctimas al descomponerse dejaron moldes huecos en la roca solidificada.
Hace unas décadas, el arqueólogo Giuseppe Fiorelli ideó un sistema para obtener las figuras de esos últimos pompeyanos. Los huecos en la roca o moldes se rellenaban de yeso líquido, que al secarse se solidificaba y tras retirar la roca queda la tétrica escultura, que hoy se puede observar como un atractivo turístico más de la ciudad.



 Firmemente sujetopor su collar y su cadena, este perro no pudo escapar cuando una lluvia de rocas cayó por el abierto techo de un atrio como la arena en un reloj al que se ha dado la vuelta..A medida que la ardiente piedra pómez se iba amontonando, el perro trepó tan alto como pudo. Cuando la cadena ya no daba para más, la ceniza lo envolvió.



 Otra imagen delTemplo de Júpiter.
¿ Será como una señal de tráfico?
 Patio de entrada a las Termas del Foro.
 Las Termas del Foro, si bien no son las más grandes de la ciudad, son de mucho interés debido a la elegante decoración y el excelente estado de conservación del calidarium y del tepidarium de la sección masculina.



 Dos corredores permiten, en el caso de las termas para hombres, el paso al apodypterium de donde se pasa al frigidarium, en cuyo centro de encuentra una bañera circular para los baños fríos; y al tepidarium, decorada con fino estuco de la mitad del siglo I a. C.



 Allí se conserva un gran brasero que servía para calentar el ambiente, donado por Marcus Nigidius Vaccula
 Del tepidarium se accede directamente al ambiente para baños cálidos, el calidarium calefaccionado con aire caliente que pasaba por el interior de las paredes dobles.
 Esta habitación está dotada de dos bañeras: el alveus, de forma rectangular, para los baños calientes, y el labrum, con agua fría.



Templo de la Fortuna Augusta.
 La Casa del Fauno es una de las más lujosas construcciones de Pompeya. La casa tiene sus orígenes en la edad samnítica, cuando era amplia pero modesta. A fines del siglo II a. C. pasa a ocupar una manzana entera y recibe una suntuosa decoración a base de estuco y mosaicos. En la parte anterior de la entrada se encuentra el saludo HAVE, que en latín quiere decir Bienvenido.
 El ingreso está provisto de puerta doble y en el vestíbulo se encuentran dos atrios, uno de ellos, el principal, contiene una pequeña fuente con una pequeña estatua de un fauno danzante que ha dado el nombre a la casa. (El original se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles).



 Se supone que era la morada de P. Sila, sobrino del dictador Sila, quien tuvo la misión de organizar la colonia romana y de conciliar los intereses de los colonos con los de los antiguos habitantes.



 En uno de los pisos de la casa se encontró una de las más grandes y bellas escenas realizadas en mosaico: la Batalla de Issos, entre Alejandro Magno y Darío III Codomano, que actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.



Este es el patio trasero.  



 Tambien se encontraron restos de enterramientos anteriores.



 Volviendo a retomar la ruta por el Vicolo de Mercurio, encontramos esta curiosa fuente de la que todavía mana agua.



 La casa de la Fuente Pequeña.
Domus con el clásico esquema de las casa romanas. En el tablinium el dueño recibía a los clientes o invitados, y debía ser muy suntuosa porque era el reflejo de la riqueza del dueño. Las paredes del peristilo del jardín estaban fastuosamente decoradas con frescos con motivos marineros y rurales.

El ninfeo revestido de mosaico y adornado con esculturas.
 La verdad es que las restauraciones han avanzado desde la otra vez que estuve.




 Casa de Meleagro. El nombre proviene de las pinturas que se encontraron, representando a Meleagro y Atalanta. La casa está formada por dos núcleos yuxtapuestos, uno alrededor del atrio toscánico y otro alrededor del peristilo. También dstaca la sala de recepción, decorada con columnas corintias, estilo poco común en Pompeya.
Casa de Apolo. Patio.

 El propietario fue Hernnelius Communis según un anillo hallado en 1830.



 Varias pinturas del mito del dios Apolo decoran esta domus. El cubiculum se halla al fondo del jardín, conservando gran parte de su decoración original.



La Casa del Poeta Trágico debe su nombre a un mosaico que representaba a un instructor de actores de teatro (hoy en el Museo Antropológico Nacional de Nápoles), y su fama a una serie de frescos de temas heroicos y míticos. Entre las ilustraciones se encuentra una acerca del sacrificio de Ifigenia. Se trata de una casa de modestas dimensiones pero decorada con mucha elegancia, probablemente una muestra de una clase media enriquecida durante los últimos años de la ciudad.



 A los lados de la puerta se encontraban dos mostradores (que indican que el dueño de la casa también se dedicaba al comercio), y sobre el piso se encontraba la inscripción Cave Canem (Cuidado con el perro) al lado de la imagen de un perro sujeto por una cadena.



 La casa de Pansa.
Datada en el 120- 140 a.c. por las columnas jónicas encontradas en el jardín. Según el edicto que se aprecia en el callejón adyacente, el dueño alquilaba una parte a terceros.

 Otra imagen de la casa.
 Los restaurantes de comida rápida estaban por todas partes.


Al llegar a esta bifurcación cogimos a la izquierda.

Y llegamos a La casa del horno.
 La planta baja se dedicaba al comercio, y la primera a la vivienda.

Y nos dirigimos a la Villa de los Misterios. En la foto, el sepulcro semicircular de la Sacerdotisa Mamia del complejo sepulcral de la Puerta de Herculano.

Más al sur se encuentra la Villa de Diomedes que cierra la Necrópolis, las expoliaciones y las excavaciones no impiden ver la grandiosidad interior y exterior de este complejo. Orientada a poniente y dispuesta en dos planos superpuestos, la habitación está concentrada en torno al atrio-peristilo, y se proyecta hacia un gran jardín del plano inferior. Sobre los pórticos que lo rodean se extiende una terraza o "solarium" y un "ambulatio" para los paseos al aire libre.
 Villa de los Misterios.
Vemos representado un "Rito Dionisiaco" interpretado para nosotros por 29 figuras en una escena continua, solemne, silenciosa y cargada de profundo misterio.
 La escena representa en un friso de 3 m de altura y 17 de largo, la iniciación de una esposa en los misterios dionisíacos (difundidos en Etruria y Campania que alcanzaron gran auge en toda Italia, pese a las sanciones del Senado romano). Se presupone que éstas pinturas y las de la antecámara, fueron encargadas a un artista Campano del s. I a.C por la propietaria de la Villa, gran iniciada al Culto




 Todas las decoraciones de la planta baja son del segundo estilo, salvo las del estudio que pertenecen al tercero. La serie de pinturas consisten en unas arquitecturas pintadas en la sala vecina al atrio, muy hermosas. La otra serie de decoraciones está construida por insuperables pinturas figuradas que se abren en dos habitaciones contiguas. En la primera vemos siete paneles con hermosísimas figuras aisladas
 Bajo los pórticos, unas galerías destinadas a las ánforas vineras, el último propietario era comerciante de vinos. En el centro del jardín se encuentra una piscina monumental, y en la otra parte del recinto las dependencias agrícolas. En las afueras de la ciudad sería un buen lugar para construir una mansión que no tendría nada que envidiar a una residencia de verano de hoy día. Los propietarios ricos comerciantes pasarían por sus dependencias sin escatimar en todo tipo de lujos. Abajo, detalle de ventana de madera de hace 2 mil años de una habitación de la Villa de los Misterios.



 La Villa de los Misterios, fue conocida así por las pinturas de su interior, que hizo del complejo uno de los monumentos más importantes de la antiguedad. En el s.II a.C tenía un esquema más simple, luego se fue enriqueciendo con ampliaciones. Después del terremoto sus propietarios la destinaron para la administración agrícola.
Detalle de uno de los patios.  



 Y antes de salir vimos una almazara con una forma muy peculiar.

 Casa de los Amorcillos.



 Castellum Aquae situado en el lugar más alto de la ciudad, abastecía Pompeya con el agua que le traía el Acueducto Serino.



 Más adelante y avanzando hacia el Foro por la calle Nola nos encontramos con más casas, la de las Bodas de Plata, la del Centenario, con varias pinturas y mosaicos.
 Nos hemos adentrado en el barrio más viejo y de mala fama en la Pompeya de entonces, a la derecha está la casa de Spurius Mesor con pinturas del tercer estilo, al otro lado la Casa de Gavio Rufo, de C. Vibio y de Popidio Prisco en cuya esquina está el "Pistrinum" del Callejón Torcido.Es una de las más características panificadoras, numerosas en la zona, con hornos y molientes perfectamente conservados. Al parecer el negocio del pan era importante también en Pompeya junto con el de los tejidos. A juzgar por el número de estas panaderías, parece ser que surtían a más ciudades. A partir de las pinturas que han quedado se puede reconstruir el ciclo de trabajo completo en un molino-horno o "Pistrinum" de hace dos mil años.
Se molía el cereal ayudados con animales en el molinete, desde arriba, en la parte superior que servía de depósito. Luego en otra "muela", dos hombres hacen el grano harina, que luego se amasa y pasa al horno para hacer pan. Al lado del horno había un dispensario que daba al exterior para vender el pan ya cocido a los viandantes. Todavía se pueden observan estas muelas y el horno en Pompeya, panaderías de hace 2000 años que surtían no solo a la ciudad, si no que eran tan avanzadas que hasta exportaban a otros países en la época.



 El Lupanar.
De lupa, que en latín significa loba, que es como se conocía a las prostitutas. El Lupanar era el más importante de los numerosos burdeles que se encontraron en Pompeya, y el único construido con esta precisa finalidad.
 Las prostitutas eran esclavas griegas u orientales, su precio iba de dos a ocho ases (el vaso de vino costaba uno), pero la recaudación era del patrón o del dueño del burdel.



 El Lupanar era un pequeño edificio situado en el cruce de dos calles secundarias, estaba constituido por una planta a nivel del suelo y un primer piso. La planta baja estaba destinada al acceso de esclavos o de las clases más pobres; tenía un corredor y cinco habitaciones con cama, las paredes estaban cubiertas de pinturas que expresaban distintas posiciones eróticas.
 Al piso superior se accedía por una entrada independiente que daba a una escalera y luego a un balcón. A ese balcón daban las distintas habitaciones, más grandes y decoradas que las de la planta baja. Este piso era reservado a una clientela más acomodada.



 La construcción es del último período de la ciudad. Las paredes se encuentran cubiertas de motivos eróticos desde su entrada principal, que muestra a Príapo con dos penes sostenidos por las manos.




 El Foro Triangular.
Llamado así por la forma del terreno, ocupa sólo la tercera parte del segundo gran centro ciudadano de Pompeya.
 La entrada que está al Norte, tiene un pórtico propio con seis elegantes columnas jónicas, a los lados se ven dos mesas para las luminarias nocturnas. Está bordeada por un pórtico de 95 columnas dóricas, comunica con la Palestra, el Teatro Grande y una larga galería.
 El Templo Dórico, que ocupa la zona hacia el Sur fue construido en el s. VI a.C, cuando Pompeya estaba bajo influencia griega del poderoso estado de Cuma. Consagrado a Hércules, mítico fundador de la ciudad a quién también se unió el culto a Minerva, recobrado en el período samnítico y olvidado en el romano. El templo de estilo Paestrum, tenía fuertes columnas con ancho acanalado y capiteles en anillo. Frente al templo están todavía los restos del sagrario dedicado a Hércules con dos altares a la derecha.



 Cuadriportico de los teatros. Se usaba el recinto para que el público se reuniera antes y durante los intervalos de las obras de teatro. En la época de Nerón, fue transformado en cuartel para los gladiadores, cada vez en mayor número recibían entrenamiento o "Iudus Gladiatoius" para el anfiteatro. En los laterales estaban las dependencias del refectorio y la cocina, aquí se encontraron numerosas armas ahora en el museo de Nápoles.



 Al lado del Templo Dórico, la Palestra Samnítica, construída por el "duunviro" Vibio Vinicio, para los jóvenes Samnios. Tiene un pórtico sobre tres lados y en una mesa se ofrecía las coronas de los vencedores de los torneos a Mercurio, protector de los juegos deportivos. Los jóvenes disputaban pruebas atléticas celebrándose concursos anuales.



 Al lado de la Palestra Samnítica está el templo de Isis, destinado a la consagración de la diosa y el de Zeus Meiliquios, templo prerromano destinado al culto de este dios, en la Sicilia griega. Después de la destrucción del templo de Júpiter durante el terremoto, fue utilizado para sustituirlo durante su reconstrucción.






 El teatro pequeño es menor lógicamente, pero es uno de los más perfectos exponentes de teatro cubierto o "Theatrum Tectum", o sea un Odeón, que antiguamente se usaba para la música y la comedia. Por lo demás es igual al gran Teatro.



 No me entusiasma mucho que reconstruyan tanto la ciudad.



 Por la Via de la Abundancia, se suceden las grandes casas nobles, alejadas del bullicio del Foro. La casa de los Ceii nos presenta esta escena de cacería con un fuerte realismo.
 La casa del citarista.
Su nombre proviene de la estatua de Apolo con una cítara que se encontró en el peristilo. El edificio pertenecía a los Popidii, según los grafittis hallados y las inscripciones electorales. A lo largo de la Via de la Abundancia se encontraron cuarenta y cinco programas con su candidatura.



 Otros negocios y casas importantes completan la calle que hace honor a su nombre, entre la que nos encontramos con la "Fullonica Stephani" o lavandería.La ropa sucia delicada se trataba en el viejo atrio, y la demás en el "Impluvium" adaptado para esta nueva función. Para blanquear la ropa se usaba vapores de azufre y diferentes ingredientes en el agua. En el triclinio se recogía la roPa limpia, donde se planchaba y se remendaba. Las togas y túnicas eran prensadas por la tuerca o "Thorcular", y al lado del impluvium, se entregaba la ropa limpia o se vendía las nuevas a los clientes (como se aprecia en la foto de abajo la lavandería tenía dos plantas).



 Hoy nos choca que en tantas casas y en la vía pública se diera rienda suelta a la obscenidad y figuraran por doquier coyundas, príapos y penes erectos con la leyenda “hic habitat felicitas”.



 También se observan pequeños bustos rodeados de frescos. Si os dais cuenta todo está cubierto por una pared de metacrilato.



 También se encuentran otros negocios de venta de objetos de bronce y sitios públicos para la venta de bebidas calientes o "Termopolium" (detalle de Termopolium de Pompeya), los bares de época (en la foto de abajo detalle de los lugares donde se metían las vasijas para calentar el vino y en frente un "Larario" o recuadro artístico típico pompeyano) y a la derecha en la misma calle se encontraba una tienda con diferentes vasos y objetos para la degustación del vino excelente.



 Esta es la casa del famoso Julio Polibio, uno de los protagonistas de la novela " Los Últimos Días de Pompeya".



 La casa del Jardín de Hércules.
A su alrededor habían cinco casas independientes y en el hortus se cultivaban variadas especies de plantas para la elaboración de perfumes.
 Al salir por la puerta Nuceria nos encontramos con su correspondiente Necrópolis como las otras puertas de la ciudad. Entre los sepulcros importantes se encuentra la tumba de L. Cellius, Tribuno de la ciudad y el Mausoleo de Veia Barquilla, construido para sí misma y su marido. También ya existían los panteones familiares. Más adelante el gran Sepulcro de Eumaquia. La reconstrucción del mausoleo de la sacerdotisa sería impresionante.
 Dos grandes construcciones completan la impresionante ciudad desarrollada por los Samnios junto con los romanos, el Anfiteatro y la Gran Palestra. Situados en el tercer complejo ciudadano, a la derecha de la puerta Nuceria, dedicado a los espectáculos y a los deportes respectivamente. El Anfiteatro fue construido en el año en que Pompeya se convirtió en colonia romana, 80 a.C. Mide 135 por 104 metros y tiene capacidad para 20000 personas.
 Una imagen de la Via de la Abundancia.
 Casa de la Venus de la Concha.
Una de las bombas de 1943 cayó en esta casa. La ciudad estaba bajo la protección de Venus.
 Imaginar la ciudad con todas sus obras de arte en todo su colorido resulta maravilloso.
 Los carros pompeyanos eran suficientemente anchos de eje que cabían por los "pasos de peatones" de la ciudad, que guardaban una distancia exacta entre sus piedras. Por lo cual si venían un cargamento del exterior y no guardaba esta regla se verían obligados a alquilar los carros de los negocios de al lado de las puertas, ¡que listos eran estos pompeyanos!
El tiempo había pasado veloz. Casi las cinco de la tarde. Pompeya cerraba las puertas de sus maravillas y nuestro barco esperaba en el puerto. Salimos de Pompeya en silencio.


1 comentario:

  1. Impresionante... simpre que veo las fotos de Pompeia... tb me quedo de piedra...

    ResponderEliminar