martes, 15 de mayo de 2012

Rodas

Rodas

 

Hoy visitamos Rodas, una escala muy fácil, ya que la capital sólo tiene un muelle, no muy grande, y simplemente bajamos del barco y nos internamos por una de las puertas de la muralla.
La ciudad vieja de Rodas, con una población de 6.000 habitantes está rodeada por murallas medievales, con siete puertas: la Puerta de la Estación Naval, Puerta de Agios Ioannis, Puerta de Agia Ekaterini, Puerta del apóstol Pablo, la Puerta de Amboise, la Puerta de Agios Athanassios y la Puerta del puerto. Y por ésta misma entramos.

 Entrar por cualquiera de estas puertas, es entrar en otro mundo. Ahora es  un mundo de tiendas para turistas, restaurantes, cafeterías y museos, más como un bazar turco que como cualquier otra ciudad griega, pero cualquiera de nosotros,  con nuestra imaginación no puede evitar tocar la historia del lugar ,donde un puñado de caballeros se refugió en uno de los últimos reductos cristianos en una parte del mundo que se había visto completamente dominada por los musulmanes, en particular, los turcos otomanos.
Cuando la ciudad finalmente cayó, después de un asedio que agotó tanto a los defensores y a los Caballeros que quedaron,  que se les ofreció un viaje seguro , y el 1 de enero de 1523 partieron de Rodas, junto con 5.000 de los habitantes cristianos de la isla que decidieron abandonar antes que vivir bajo el sultán . En la defensa de la ciudad 2.000 cristianos habían muerto. Los turcos habían perdido 50.000 tratando de tomarla. Pero esto no hace de ella, sin embargo, sólo un casco antiguo lleno de fantasmas del pasado. La antigua ciudad de Rodas es un ser vivo, con multitud de  negocios, no todos ellos relacionados con el turismo.
La ciudad medieval se divide en tres partes: la parte norte incluida la Acrópolis de los Caballeros y el Palacio del Gran Maestre, la parte sur  que incluye Hora, donde vivían  los comuneros y el  barrio judío como la tercera sección.

Al entrar en la ciudad, ya sea desde el puerto comercial a través de la Puerta de Navarhou o de la nueva ciudad a través de la puerta de Eleftherias vemos los restos del templo del siglo tercero de Afrodita, y detrás de él está la Logia de los Caballeros de Aiberne, construida en el 1507. En la actualidad el edificio alberga la oficina del gobernador. A su lado está la casa de campo del Batallón de Inglaterra y el primer hospital de los Caballeros, que fue construido por el Gran Maestre en 1440, y que hoy es la Biblioteca de la Sociedad Arqueológica.

 El "nuevo" Hospital alberga el Museo Arqueológico de la ciudad que es impresionante no sólo por la gran cantidad de reliquias, sino porque el edificio en sí es tan monumental que ha sido  Museo Arqueológico desde 1916.
La parte más bellas e interesante de la ciudad vieja para mí es la calle de Caballeros, la calle más importante de la ciudad medieval. La calle está completamente restaurada  conservando  toda su belleza y está rodeada por los edificios donde los guerreros santos pasaban su tiempo en practicar la oración o en entrenamientos militares. La calle de los Caballeros se extiende desde el Nuevo Hospital, el Museo Arqueológico del Palacio del Gran Maestre hasta la Logia del Batallón de Francia, uno de los edificios más hermosos de la isla.

Junto a ella está la capilla del mismo nombre, con la hermosa estatua de la Virgen María y el Niño Jesús. La cercana iglesia de Agios Dimitrios está construida sobre las ruinas del antiguo templo de Dionisio.
Si queremos una vista de pájaro de la ciudad  debemos caminar hasta llegar a la torre del reloj, donde por 4 euros se puede subir a la cima y luego por el mismo precio de la entrada, tomar una copa en el bar al bajar. Este edificio, al igual que muchos en el casco antiguo es propiedad de un turco

Orffeos Street es una calle ancha con tiendas de souvenirs y restaurantes cerca de la Puerta de San Antonio, el Palacio del Gran Maestre y la Mezquita de Solimán, que conecta con Socratous , otra calle comercial principal de la ciudad vieja.

 Ésta se convierte en la calle Aristóteles, cuando se llega a la Plaza Ippokratous que parece ser el centro comercial de la ciudad. Aristolelous conduce al barrio judío y la plaza de los Mártires hebreos, la iglesia bizantina del siglo XV  de Agia Triada y Panagia Horas, la iglesia más grande de Rodas.
Acabamos en el Puerto Viejo, concretamente a los pies de las columnas de los ciervos que ocupan el lugar de las piernas del destruido Coloso de Rodas.

Esta escala puede durar aproximadamente unas 5 horas, a paso normalito, sin prisas, que es como se debe disfrutar de Rodas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario