martes, 26 de junio de 2012

Escala en Warnemünde (I), Wismar.

Suele decirse que es una de las escalas que más dudas presenta. Por un lado están los que con gusto sufren las 3.30 horas de ida y otras tantas de vuelta para poder echar un vistazo a Berlín, y otros como yo, que prefieren quedarse en la región, y moviéndose en tren o coche conocerla.
Nos levantamos supertemprano porque nos esperaba una buena jornada. desayunamos y a tierra!!!
Bajamos del barco y salimos de la terminal. Cruzamos la calle y ya estamos en la estación.
.
 Siguiente paso, entramos en la estación de trenes y compramos un billete válido para 24 horas, para los trenes de la región de Mecklemburgo Pomerania, que es donde nos vamos a mover. El billete cuesta 12,50 € por persona y podemos usarlo como queramos.
La señora expendedora nos da un billetito que es es que tenemos que mostrar al revisor, donde escribimos nuestro nombre, y dos billetitos con horarios aproximados de trenes para el recorrido que hemos indicado. Son orientativos y podemos coger otros, de hecho lo hicimos.
 Así que al momento salió el tren hacia Rostock, donde cambiábamos a otro en dirección a Wismar. Lo más que esperamos entre uno y otro fue 10 minutos.
 Por el camino vimos esta preciosa locomotora que ahora hace recorridos turísticos por la zona.
 Y llegamos a Wismar, salimos de la estación, cruzamos la calle y seguimos este gracioso canal para ir hacia el centro.


 La arquitectura que vamos a ver en estas ciudades ha hecho que se nombre a Wismar, patrimonio de la humanidad.

 Llegamos a un puentito que cruza el canal con estas divertidas esculturas..

 y ahí mismo torcemos a la izquierda por la calle ABC- Strasse, dejando atrás la iglesia de San Nicolás a la que volveremos después.
 Al llegar al final de la calle, paramos para tomar un café en la intersección con la calle Hinter d. Rathaus es decir la calle del ayuntamiento con su bonita plaza.

 La ciudad medieval hanseática de Wismar es la única conservada con estas dimensiones y homogeneidad de la región al sur del Mar Báltico.
 Antiguamente, en los siglos XIV y XV, fue un importante centro del comercio marítimo de la Hansa.

El actual restaurante "Alter Schwede" fue anteriormente el mercado de la ciudad.
 El histórico Puerto Antiguo, la corriente de agua artificial «Grube», la estructura conservada de los planos de calles y plazas, la impresionante arquitectura religiosa de ladrillos, así como los almacenes medievales y las viviendas burguesas, son auténticos documentos que atestiguan la la gran importancia de Wismar durante la época de la Hansa.

 La abadía Negra de los dominicos de Wismar.


Construida alrededor de 1397 por Martin Kremer, fue lugar de culto intermitente hasta que en 1689 se convirtió en orfanato, dejando sólo el coro como lugar sagrado. Estaba cerrada por obras, aunque parece que no hay mucho que ver, ya que el mobiliario de la iglesia y también las losas de las tumbas fueron distribuidos a otras iglesias de la ciudad.Hoy ES la escuela integral "Johann Wolfgang von Goethe"
 Aquí, aprenden y trabajan alrededor de 400 estudiantes y 37 profesores. EL coro de la iglesia antigua se sigue utilizando como un auditorio y gimnasio. En los edificios más antiguos del convento (edificio principal), hay un estudio de arte moderno y sala de música con grandes ventanales y escenario. Ahora parece que se trabaja en una segunda adición a la construcción, con un comedor, espacios de trabajo para trabajadores sociales y talleres de educación especial. Todo un cambio..
 Seguimos la excursión callejeando un poco por la ciudad. Encontramos varios edificios en ladrillo que forman parte de la gran arquitectura de la zona.
Wismar, junto con Stralsund, son dos históricas ciudades que fueron de gran importancia como centro comercial de la Liga Hanseática, declaradas desde el 2002 Patrimonio Mundial. Situadas a orillas del Mar Báltico, durante los siglos XVII y XVIII, bajo el dominio de Suecia se convirtieron en centros administrativos y militares de este país en territorio alemán.

 Ambas ciudades contribuyeron al desarrollo y la difusión de las técnicas de construcción en ladrillo y tipos de edificación, rasgos característicos de las ciudades hanseáticas en la región del Báltico, así como al desarrollo de sistemas de defensa en el período sueco.



Y llegamos a la Iglesia de Santa María, con su torre de 83 metros de altura construida en el siglo XVIII.



 La iglesia, uno de los mejores ejemplos de construccíón religiosa en ladrillo, quedó completamente arrasada en la II Guerra Mundial, aunque milagrosamente sobrevivió la torre. Todo el recinto se limpió de escombros, pero se decidió dejar las bases para que se supiera como era su trazado.
 Ahora el terreno es centro de exposiciones para escultura al aire libre.
 Delante de la torre ( que ahora está en obras y es un pequeño museo) hay una pequeña muestra de los métodos y materiales que se usaron en la construcción de la Iglesia.

 Dentro de la torre ( entrada gratuita) hay una pequeña exposición sobre la historia de la iglesia, con restos de tumbas..



 Planos e historia de la Iglesia..


 El techo del primer piso de la torre..
 Planos de la ciudad y restos de materiales..
 Este grupo en barro cocido nos cuenta ( en alemán) la historia de la iglesia y sus secretos...

 Muestras de la decoración original de la Iglesia..

 Las campanas...

 Un último vistazo a la torre..

 Justo enfrente de la salida del recinto hay un muro, con unos agujeros practicados para que dentro podamos contemplar el Archidiaconato, los restos de la vivienda del clero principal de la ciudad.

 Seguimos el paseo..

 Pasamos por el Fürstehof.
Es uno de los edificios más distinguidos de la ciudad, y data del siglo XVI. El edificio está construido en una versión báltica de estilo renacentista italiano.

 Es mejor conocido por los frisos que adornan todas las paredes de su exterior. Por una parte, que representan la guerra de Troya, mientras que otro cuenta la historia del hijo pródigo.
 El escudo de armas sobre el portal es el de los duques de Mecklenburg. Hoy en día el edificio es el archivo de los tribunales de distrito y la ciudad.


Y llegamos a la primera gran sorpresa de la ciudad, la iglesia de San Jorge.

 La iglesia data del siglo XIII. Es la iglesia más grande de la ciudad, construida de ladrillo gótico y se eleva por encima de los edificios circundantes.



 En la 2 ª Guerra Mundial, el edificio quedó como una cáscara sin techo después de los bombardeos.
 En los últimos tiempos, ha sido el foco de restauración constante para reparar las ruinas y traer de vuelta su antigua gloria. Esto ha llevado muchos años, financiado por donaciones.
 Entramos y encontramos una vista espectacular, parecía tocar el cielo!!!!

 Poco antes del final de la guerra, la noche del 14 al 15. Abril de 1945 el edificio sufrió un ataque con bombas aéreas británicas y quedó gravemente dañado. La enorme torre quedó quemada por completo, la iglesia en parte.

La reconstrucción acelerada de la iglesia de San Jorge comienza partir de 1990 con un costo de 40 millones de euros a principios de 2010.

 El uso futuro de la Iglesia de San Jorge mezcla la combinación de cultura de la iglesia y la iglesia. El trabajo continuará, sin embargo durante mucho tiempo, ya que incluirá una plataforma de observación en la torre. El costo de mantenimiento anual se estima en 400.000 €
 Entre los objetos nunca recuperados, hay una estatua ecuestre de tamaño natural de San Jorge, que fue objeto de vandalismo.

 También recuperado en parte, se guarda para su futura devolución a la iglesia un retablo de cuatro metros de ancho por diez de alto con 58 estatuas de santos como el que veremos en otra iglesia de la ciudad ( maravilloso).


 Podemos asombrarnos con las medidas.
Altura de la torre: 59 m
Longitud: 78 m
Ancho: 44 m
Largo del crucero: 57 m
Bóveda de altura de la cruz y la nave: 35 m

 Aquí vemos los restos de las vigas quemadas.
 Me impresionó muchísimo
 Hasta la puerta era una maravilla. Me recordó a las Puertas del Purgatorio de `La Guarida´.

.
Seguimos por la calle Gr. Hohe Strasse y llegamos a la Heiligen - Geist Kirche ( Del Espíritu Santo).


 Esta iglesia-hospital se erige como uno de los mejor conservados hospitales antiguos de Alemania, ya que sigue de pie y muy bien restaurado.


Fue construido como una estructura gótica en el siglo XV, y remodelado en estilo renacentista en el siglo XVI.

Era un lugar para la atención médica de enfermos y débiles que llegaban para obtener asistencia.  

La construcción tiene maravillosos frescos de escenas del Antiguo Testamento en su techo.
 También hay un jardín y un patio interior digno de ver. 
Un precioso tríptico adorna el altar.
 Un magnífico púlpito.


Mirad que techos..


 Asiento con fecha, como en las sinagogas..
Seguimos paseando por las calles de Wismar. Una bonita floristeria..

Más muestras de la característica arquitectura..

 La preciosa farmacia del León.
La alegre placita de Baddemutter..

Me pregunto si será cómodo este medio de transporte....   
Volvemos a atravesar el canal..
 En este tipo de edificaciones vemos la importancia real de las ciudades hanseáticas en cuanto a comercio se refiere. Son enormes casas- granero-almacén desperdigadas por toda la ciudad.
Me gustaron mucho los mini-jardines.
 En una primera mirada parecen iglesias...

 Y llegamos a la Wasser Tor o Puerta del Mar. Es la última que queda de las originales cinco puertas de la ciudad de Wismar. Las otras eran las Poeler, Mecklemburgo y la Altwismartor Lübsche. También es la única puerta por donde se va directamente desde el puerto a la ciudad.
En el curso del desarrollo industrial de Wismar, en la segunda mitad del siglo XIX, las murallas de la ciudad fueron demolidas. Entre 1869 y 1870, las torres de ladrillo y el resto de las puertas de la ciudad desaparecieron y solo quedan unos pocos restos.
 Y aquí descubrimos un maravilloso fast food alemán que debe encantar a los japoneses por que está buenísimo.


Pescadito ahumado, en salmuera, frito.....
Que bien sabe, sentaditos frente al mar..


 Este edificio es un viejo molino.


 Esta cervecería celebra este año su 555 aniversario..

Llegamos a la segunda sorpresa de Wismar, la Iglesia de San Nicolás.

 La Iglesia de San Nicolás (Nikolaikirche) es una de las tres grandes iglesias góticas de ladrillo en el casco antiguo. También es la única que sobrevivió intacta a la II Guerra Mundial.

Situada en su propia plaza, la iglesia cuenta con el mayor techo de iglesia en la antigua Alemania del Este.
 Precioso tríptico..

 No he encontrado información sobre los retratados. Supongo que personalidades de la ciudad.
 También de altura impresionante..

Una joya de valor incalculable es este políptico que combina pintura sobre tabla y escultura

 En la Edad Media, la lectura del políptico, en el retablo, era vertical, ascendiendo hacia lo divino, y el políptico medieval se vinculaba con el altar, en el espacio sagrado de la iglesia.
 Muchas de las riquezas artísticas provienen de antiguas iglesias destruidas en Wismar. Como el político, en el pórtico sur de la Hochaltarretabel de 1430.

 O el Triunfo de la Cruz de San Georgen, el más grande de su tipo en toda la región báltica.

 El interior de la Iglesia de San Nicolás se caracteriza por la interacción de estilos arquitectónicos de diferentes épocas. La renovación de las bóvedas en 1867 hizo que sólo algunos elementos de la versión original se conserven. Cabe mencionar también las pinturas de estilo gótico tardío de la pared.

La fuente de marmol y bronce.
La nave de la iglesia de San Nicolás tiene 37 metros de altura y la bóveda es la cuarta más alta de Alemania, mientras que la de la Iglesia de Santa María de Lübeck es sólo 1,5 m más alta que la Iglesia de San Nicolás.

Las lápidas del suelo son magníficas...
 La pila bautismal de bronce..

La torre original tenía una altura de 120 m. El 8 de Diciembre 1703 una tormenta destruyó el chapitel de la torre. Partes del casco puntiagudo se estrellaron contra el techo de la nave y causaron grandes daños en el interior. No fue hasta 1867 que la iglesia fue restaurada.

 El altar mayor fue construido en 1774 y es un gran testimonio del barroco tardío . Es interesante que la base del retablo represente la Última Cena. En la parte superior del altar se encuentra una estatua de Cristo triunfante.

 Una maravilla, pero teníamos que seguir el camino..

Antes de irnos nos acercamos a ver la Alter Wasser Turm.

Desde que se vio la insuficiencia de la fuente del mercado para traer el agua a través de tubos de madera (Pipen) de una fuente de una aldea cerca de Wismar, se empezó a planear la reconstrucción de una torre fortificada, que se encontraba en una entrada de agua dulce a un lado de la ciudad.

Y con esto dejamos Wismar para acercarnos a Rostock.

1 comentario: