lunes, 9 de julio de 2012

Corfú


Este es otro de los puertos fáciles y veremos porqué.
 Llegada a Corfú, uno de los días más calurosos de mi vida con la vista del Nieuw Amsterdam de Holland America Line.
 Algunas imagenes de Corfú desde el barco.


 Bajamos en el tender a tierra y al no encontrar los shuttle que llevaban a la entrada del puerto, decidimos caminar. El Splendour of the Seas.

 El Seven Seas Mariner.
 Paramos para tomar un café. Trés cafes aguachirri como decimos en Canarias.....9 euros. Guiris total.
 Mirad este señor que griego, sobre todo los bigotes. 

Es muy facilito,porque aunque no hay línea azul, como en muchos puertos , basta con seguir caminando por la franja costera hasta llegar al pie de la muralla de la Fortaleza Nueva sobre la colina de San Marcos.
 Monumento a los griegos muertos en la Guerra.

Los venecianos empezaron a trabajar a la Nueva Fortaleza (Neo Froúrio) en el 1576, a sólo 30 años de la construcción de la Fortaleza Vieja, para demostrar que la defensa de la ciudad de Corfú era muy importante para ellos.

Seguimos caminando y entramos por la primera calle que encontramos, a la ciudad. De repente aparece el monumento “Nunca más en ningún pais", dedicado a la memoria de los 2000 judíos de Corfú que perecieron en los campos de concentración de Aushwitz y Birkenau en Junio de 1944.

Estamos en el antiguo Ombriakí o Barrio Judio.
No me pude resistir a comprar jabones...
 Esta casa del barrio de Campiello, está en medio de la calle.

Ya en pleno casco antiguo encontramos la  Iglesia de Pantocrator,  típica iglesia ortodoxa en el centro de Campiello. La iglesia, que está dedicada a la Transfiguración del Cristo Pantocrátor, fue edificada e la segunda mitad del siglo XVI. Las fechas del iconostasio de piedra son posteriores, de la primera mitad del siglo XVIII.

 Seguimos caminando un poco más y llegamos a la Catedral de Agios Spirodonos.

 Siempre llena de ciudadanos y visitantes, esta iglesia parece sorprendentemente pequeña si se considera su importancia. Contiene, en efecto, las reliquias de San Espiridión, patrono de la isla de Corfú. Está ricamente decorada con iconos, frescos, adornos de plata y oro y hospeda el magnífico ataúd del santo.
Nacido en la isla de Chipre, San Espiridión habría realizado muchos milagros antes de su muerte, ocurrida en el 350 d.C. Después de la caída de Constantinopla, sus restos fueron llevados a Corfú en 1456 y se construyó una iglesia para albergarlos. Fue finalmente derruida y reemplazada por la actual iglesia en 1590. Su campanario de cúpula roja es la torre más alta de la isla y un punto de referencia en la ciudad de Corfú.

En unos grandes cuadros se representan escenas de la Anunciación, de la última Cena y de la Transfiguración, así como numerosas figuras religiosas. Los increíbles frescos del techo muestran escenas de la vida de San Espiridión. Hay también muchas lámparas de plata, candelabros y quemadores de incienso por lo que la iglesia es famosa por contener el mayor volumen de plata de todas las iglesias de Grecia, en contienda con la Panagia Evangelístria de la isla de Tinos, que reivindica la primacía.
Los restos del santo se encuentran en una urna de plata ornada con una docena de medallones decorados a esmalte, en una pequeña capilla a la derecha del altar. Espiridión también es el patrono de los marineros y los protege de naufragios, reconduciéndolos sanos y salvos al puerto durante las tempestades. Los fieles hacen cola para besar su ataúd y dejar notas con ruegos de ayuda.

Cuatro veces el año, el ataúd es abierto para exponer el rostro momificado del santo, bajo un vidrio. Sobre sus pies hay zapatillas bordadas que se reemplazan cada año, en cuanto se cree que las viejas son consumidas por sus paseos nocturnos en la ciudad. Con ocasión del Domingo de Ramos, el domingo de Pascua, el 11 de Agosto y el primer domingo de Noviembre, el santo es llevado por las calles de la ciudad en posición vertical en su ataúd abierto. Las cuatro procesiones conmemoran las cuatro ocasiones en que ha salvado la isla de los desastres: una vez del hambre, dos veces de la peste y una vez de la invasión turca. Foto prestada (POBRE SANTO!!!)

Avanzamos un poco más y llegamos a la Spianada, donde se ubica la Fortaleza Vieja.
La Fortaleza Vieja (Paleo Froúrio) es el más sorprendente símbolo de la ciudad de Corfú, visible con acercarse a la ciudad desde el mar, con el avión o a lo largo de la carretera costera. Se encuentra a este del casco antiguo sobre la cumbre de un promontorio rocoso y ofrece una magnífica vista sobre la ciudad y sobre la costa en ambas las direcciones.

La primera fortificación fue construida aquí en el siglo sexto para proteger la ciudad. Los venecianos reconstruyeron sus paredes en los principios del siglo XV y cavaron un foso defensivo, la Contrafosa, que tenía un puente levadizo de madera. El ejército griego usó por fin la fortaleza hasta  1979, cuando iniciaron las restauraciones arqueológicas para ser abierta al público.

Hoy la fortaleza, en la que también se celebran conciertos y eventos culturales, es alcanzable desde la Spianada por un puente sobre la Contrafosa, ahora pintoresco canal lleno de embarcaciones de deporte.

Tomamos la calle Vulgareos y luego la G. Theotiki, para llegar a la Plaza de San Rocco, donde está la parada de la mayoría de autobuses. Allí cogimos el nº 2 en dirección a Kanoni.
 No sé si seré muy exagerado, pero casi que la visita a Corfú merece la pena sólo por ver esto.

La atracción principal de Kanóni es la deliciosa imagen de postal de las islitas con el paisaje costero a las espaldas. Aunque normalmente son muy frecuentadas, ya que están a sólo 5 km a sur de la ciudad de Corfú y están rodeadas ahora por un número mayor de construcciones, hay algo inmutable y fascinante en estas dos islitas, una de las cuales tiene una pintoresca iglesia blanca.

Kanóni debe su nombre a la batería de cañones que fueron colocados aquí por los franceses en el 1798.
Hoy el estruendo ya no viene de los cañones, sino de los aviones que pasan a baja altura. Este lugar, hace tiempo muy tranquilo, ahora se encuentra directamente bajo el trayecto de vuelo del aeropuerto de Corfú. En los ajetreados días de verano, se puede tomar un refresco  o bañarse mientras se admiran los aviones que van y vienen.

La isla está unida al continente por una callejuela elevada, con pequeños barcos de pesca que flotan sobre el agua. Se puede dar una breve vuelta en barco hasta la segunda isla, Pontikonissi (Isla del ratón), que se cree es el barco petrificado de Ulises, transformado en piedra por Poseidón en la Odisea de Homero.
 Este señor estaba durmiendo la siesta.
 El pequeño monasterio se llama Vlacherna.
 Estas barquitas llevan a Isla Ratón.
 Fuimos por el camino elevado hasta una playa en la costa de enfrente.
 Este señor estaba pescando en medio del lago artificial.
 Esta es la playita
 Jejejej. Miren esta serie de fotos. Que miedoooo

Después del baño, el bus de vuelta y una pequeña caminata hasta el barco desde la parada de
autobús.
Una panaderia...
 Las esquelas....
 Un perro conduciendo una moto...

 La fortaleza con el macro...
 Última imagen de Corfú.

No dio tiempo para más, una pena… Pero creo que una escala bien aprovechada.. que piensan ustedes??

1 comentario: