martes, 10 de julio de 2012

Escala en Messina.

De esta ciudad apenas vimos nada, ya que la tomamos de base para la visita a Taormina y el volcán Etna.

Si que impresiona un poco el hecho de que el barco atraca enfrente de la plaza principal.


 Unos autobuses nos llevaron hasta Taormina. Está casi en el límite de la provincia de Catania, se extiende por el monte Tauro, a 200 m de altitud, y se halla en un balcón sobre el mar, enfrente del volcán Etna. Es un centro turístico muy importante desde el siglo XIX.
 Una de las numerosas muestras de arquitectura medieval que nos muestra ,en su paseo principal, la ciudad de Taormina,, encaramada en una bahía.

 El Palazzo Corvaia (Palacio Corvaja) en Taormina es un ejemplo clásico de la arquitectura de los siglos XV-XVI. Hoy se encuentra el Museo de Arte y Tradición Popular de Sicilia.
Cada año hay exposiciones de famosos artistas de todas las épocas.
El Palazzo Corvaja se encuentra en la plaza V. Emanuele directamente sobre el Corso Umberto.
 Las famosas tiendas de platería de la calle principal de Taormina.
 Una de las calles de Taormina.

 Otra:

 El símbolo de Sicilia, que encontramos por todas partes, la Medusa.
 Emplazada a doscientos metros de altura, sobre el Monte Tauros, una expléndida terraza natural, 

Taormina, la antigua colonia Tauromerion, fundada por colonos huidos de la saqueda Naxos en el 403 a. C, fue, arrasada por Siracusa, enaltecida por los romanos, y capital de la isla por un periodo breve de la Sicilia bizantina.

 Desde su toma por los normandos en 1078 hasta el siglo XVIII, no pasó de ser un apacible pueblo de costa. A partir del 1700, escritores alemanes e ingleses como Bartlett y Goethe que emprendían circuitos de inspiración por Europa, pararon por Taormina.

 Aún así, no sería hasta 1866 cuando el ferrocarril una la ciudad con Mesina, facilitando el acceso de turistas del Norte de Europa, algunos tan ilustres como el emperador alemán Guillermo II.

 Cuna de los descansos de algunos de los escritores más importantes del siglo XX como Truman Capote, Tenessee Williams, Thomas Mann o Cocteau entre otros, y de artistas como Greta Garbo, Cary Grant, Dalí, Orson Welles o rita Hayworth, Taormina ha dejado de ser un lugar de reflexión para formar parte de uno de los ejes de exaltación turística de Sicilia.

 Impresionante vista de la costa siciliana desde el teatro griego de Taormina. En la parte superior podemos apreciar la cima nevada del Etna.

 Otra imagen de las ruinas del teatro. A partir del siglo VIII a.C. Grecia siembra de colonias las costas de Sicilia y el sur de Italia.

 El teatro de Taormina es el segundo de los teatros clásicos de Sicilia en cuanto a tamaño, después del de Siracusa.
 El teatro se construyó al puro estilo griego aprovechando la geografía cuneiforme de la colina. Incluso hay peldaños de las escalinatas pulidos directamente sobre la roca.

 A pesar de que el origen del teatro es helenístico, pues así lo demuestran algunas inscripciones grabadas en la piedra recordando a Hierón II, su apariencia actual se corresponde con las modificaciones y ampliaciones realizadas en épocas imperiales romanas, sobre todo lo que tiene que ver con la estructura de la escena.
 Las gradas del teatro están en plena remodelación, y al tiempo sirviendo de asiento a representaciones actuales.
 La cavea o gradas del teatro de Taormina tienen un diámetro de 109 m. construidas en ladrillo, están divididas en 9 cúneos, igual que el teatro griego de Siracusa.

La orquesta semicircular está ligeramente más baja que el escenario con dos salidas laterales para el coro, sobre estas se aposentaba el escenario con dos pisos, con tres salidas para actores en el primero y decorados con columnatas y un pórtico superior. Las paredes del fondo conservan nichos cuya decoración consistía en esculturas, así como columnas de mármol. Detrás de la escena se presienten los bastidores desde donde los actores accedian a la escena. Se sabe que en transformaciones posteriores en edad romana fue reconvertido en anfiteatro, arena para la organización de espectáculos de gladiadores pues se encuentran aún las estructuras del muro de protección de las gradas para la seguridad de los asistentes, así como la eliminación del desnivel entre la orquesta y el escenario.

 Durante la década de los 90 el teatro fue restaurado y en actualidad se ofrecen conciertos estivales de música clásica, festivales y representaciones teatrales clásicas que demuestran la espectacular acústica.
 Os pongo unas imágenes de la maravillosa vista.




La preciosa costa.



 Otra imagen desde el teatro, pero esta vez hacia el otro lado.
 Quedaba media horita libre antes de volver al barco. así que decidimos dar un paseo....

 Aquí tenemos un ejemplo de la arquitectura medieval de Taormina.

 Paseando por las calles de Taormina, repletas de recuerdos típicos sicilianos, encontraremos reminiscencias de la ocupación de la corona de Aragón, como los detalles del palacio Corvaja o el Ciampoli de estilo gótico catalán, o calles floridas de corte medieval.


 Me encantan estos mapas....

 De vuelta al corso alcanzamos la Piazza 9 Aprile, un mirador sobre el mar y el Etna. En ella la ex-Iglesia de San Agostino de 1486 hace las veces de Biblioteca, y sobre una escalinata, la barroca Iglesia de San Giussepe. Sobre la porta di Mezzo la torre dell’Orlogio despide la agitada plaza llena de turistas degustando los cafés más caros de Sicilia.






Messina desde cubierta:

 Adiós Messina.
 Mientras navegábamos veíamos imágenes de la "punta de la bota italiana".




 Mirad que atardecer....

 Pero antes de anochecer, el día nos tenía reservada otra sorpresa.....Stromboli.
 Y aquí estaba, sola y orgullosa en el mar, Stromboli.


 El volcán Stromboli se eleva 924 m sobre el nivel del mar, pero tiene en realidad una altitud de 2.000 m sobre el piso oceánico. Hay tres cráteres activos en la cumbre. Una característica geológica significativa del volcán es la Sciara del Fuoco ("Río de fuego"), una gran depresión en forma de herradura generada en los últimos 13.000 años por varios colapsos en la cara noroeste del cono. Por ella descienden hasta el mar los bloques de lava y fuego después de cada explosión.
 Stromboli es un hervidero de turistas, incluso de aquellos extranjeros, que atraidos por la magia de la isla se han comprado una casa típica, blanca, cuadrada y sencilla. El alojamiento en Julio y Agosto en la isla de Stromboli está practicamente imposible, si bien la playa nos brinda un lugar donde dormir en caso de necesidad.

 Además del volcán, merece la pena acercarse en barca hasta el Strombolicchio, un peñon cilíndrico de 50 metros de altura que surge del mar a 1Km de Stromboli. A través de una empinada escalera excavada en la roca se asciende a una explanada donde un faro alimentado de paneles solares guía a los barcos perqueros. Desgraciadamente las autoridades han vetado su visita.

1 comentario: