sábado, 25 de agosto de 2012

Isla Mauricio, la perla del Indico (V)

Y al día siguiente emprendimos la marcha temprano, para aprovechar..



Vimos a las trabajadoras en los campos de té.



Y volvemos a aquel templo hindú que dejamos a medias.


Durante todo el año el lago es centro religioso para las familias hindúes que se reúnen allí para rezar y hacer ofrendas. No es que sea un gran destino turístico, porque no es muy conocido, pero para nosotros ha sido una de las visitas más bonitas de la isla.





Todos los dioses principales están representados en torno al lago, justo al templo principal a Shiva.



Los hindúes no tienen misas según el concepto occidental de la religión, en general en las religiones orientales se expresa y vive la religión de un modo diferente. Aquí las personas se reúnen para relacionarse con sus dioses a su manera, en público, pero cada uno a lo suyo.








En 1898, un pandit - un hombre religioso - bajo el nombre de Shri Jhummon Giri Gosagne descubre en medio de la jungla virgen, un lago. Ferviente y devoto, afirma haber visto el lugar en un sueño y declara que es el resurgimiento de las aguas sagradas del río Ganges. Este pequeño estanque que paradojicamente lleva el nombre de "Grand Bassin" (Estanque grande) fue bautizado bajo el nombre de Ganga Talao.









El nombre de « Ganga » se asocia al nombre del río Ganges, de la India y « talao » significa estanque. El estanque es sagrado para los hinduistas.





En el patio del templo, en la entrada del lugar, una estatua en metal rinde homenaje a este primer peregrino, el pandit Shri Jhummon Giri Gosagne. A sus piés se encuentra grabada la historia de este descubrimiento.Es un verdadero patrimonio de valor espiritual, sobretodo para los habitantes de la isla de religión hindú.










Y seguimos adelante, ya que estamos en el Parque Nacional..
La « viewpoint » del Parque Nacional de Gorges de la Rivières Noire nos permite admirar un paisaje extravagante, y suntuoso. La « pureza » del aire y la serenidad que reina hacen de este lugar algo magnífico.





Bajo un cielo azúl, a lo lejos se podrá distinguir el mar hacia el sur. Se siente una ligera brisa que refresca el ambiente y nos proporciona aire « puro », que llena nuestros pulmones.


Eso sí, la cascada estaba apagada o fuera de cobertura..





Y nos acercamos a la Cascada Rochester.
En el camino hacia el sur, entre la localidad de Souillac y de Saint-Aubin, indicaciones artesanales nos muestran el camino hacia la cascada Rochester. Esta maravillosa cascada se encuentra al final de una pista perdida entre los cañaverales. Escondida entre los matorrales, el acceso no es tan sencillo pero tampoco imposible. La cascada mide unos diez metros, pero no se corre ningún peligro, el lugar es seguro, a pesar del ruido que provoca, que más bien se puede decir que es más agradable y simpático que impresionante.


Algunos individuos, que se encuentran junto a un puesto de frutas, proponen ser guías por unas monedas. No está prohibido nadar en el pequeño estanque con aguas cristalinas, y algunos visitantes se aventuran a tomar algunas fotos desde la parte superior de la cascada, como yo. Sin embargo, hay que tener cuidado porque las rocas son un poco resbaladizas...





El paisaje es maravilloso. La pared del acantilado está formada por rocas misteriosas. Parecen columnas rectangulares, y cualquiera diría que son los tubos de un órgano, o una serie de escaleras. Es una verdadera escultura tallada por la naturaleza , en una roca dura pero con ángulos afilados.










Me encantó esta peluquería..


Este es el islote Sancho, donde parece que hay un tesoro escondido, según la leyenda..



El buque de carga de S / S Trevessa (capitán C. Foster) dejó Fremantle el 25 de mayo de 1923 con un cargamento de zinc de Amberes. El 4 de junio, naufragó en una tormenta, a unas 1,640 millas de Fremantle.




Al principio, se pensó que el barco se perdió con todo su pasaje y tripulantes , ya que sólo un bote salvavidas vacío fue encontrado por los barcos de vapor que acudieron para ayudar. Sin embargo, la tripulación había abandonado el barco en dos botes.



Después de un increíble viaje de 22 días en un bote, el capitán Foster, con una tripulación de 17 llegó a la isla Rodrigues, con sólo 2 muertos. El otro barco, bajo el primer oficial de JC Stewart, con una tripulación de 26, llegó a Mauricio después de 25 días. En este barco se perdieron 9, sobre todo debido al consumo de agua de mar.



El Capitán Foster y su compañero recibieron la Medalla de Plata de Lloyd por su espléndida navegación y coraje, y fueron recibidos por el Rey y la Reina en el Palacio de Buckingham.
Ahora una placa recuerda la tragedia.


Y llegamos al mirador de Baie du Cap, en el sur oeste de la Isla.





Imagen desde arriba





Esto era una pequeña capilla cristiana.














No hay comentarios:

Publicar un comentario