lunes, 20 de agosto de 2012

Szentendre, musa de pintores

Aprovechando que estábamos en Budapest, decidimos dar un salto al pequeño y encantador pueblo de Szentendre.
 En el tren....

 Szentendre constituye el mayor centro vacacional del Recodo del Danubio, con 23.000 habitantes, ubicada en dirección norte de Budapest a lo largo de la carretera nacional 11. Asequible desde Budapest por carretera en sólo 20 minutos y por medio de el tren eléctrico HÉV que parte desde el mismo centro de la ciudad, en 40 minutos de viaje. Por su cercanía a la gran ciudad y encontrarse a la orilla derecha del Danubio es por lo que es uno de los lugares preferidos de los amantes de los deportes acuáticos. 
 Szentendre es la ciudad de las artes y los museos. Aquí se encuentran, entre otros 16 museos y galerías de arte, el Museo Etnográfico al Aire Libre de los pueblos y culturas de los siglos pasados de la Cuenca de los Cárpatos y el Museo que alberga la exposición permanente de la obra de la reconocida ceramista Margit Kovács.

 Las casas y calles de Szentendre son también arte en sí mismas. Los techos y fachadas de vivos colores del centro barroco con pinceladas rococó son dignos de ver. También llama la atención la profusión de cruces e iglesias, vestigio de la población serbia que vivió en la ciudad en tiempos remotos. Según el rito ortodoxo, todas las iglesias fueron construidas orientadas hacia el este.

 La Plaza Mayor (Fó Tér) en el centro de Szentendre está presidida por una bellísima cruz barroca levantada en 1763 por los comerciantes serbios para dar gracias a Dios por haber protegido la ciudad de la peste.




 Esta es la calle principal para las compras.


 Dos imágenes del Danubio, que como podéis ver en invierno no es azul, como dice el vals.

 Caminamos hasta un mirador desde el que se dominaba parte de la ciudad.

 En invierno, no hay mucho que hacer en el lugar, así que decidimos volver a Budapest. De camino a la estación de tren,vimos cómo empezaba el deshielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario