sábado, 1 de diciembre de 2012

Escala en Marsella, Aix en Provence


Hicimos la excursión con el barco, pero con un poco más de tiempo es perfectamente factible por nuestra cuenta.

Llegamos a la ciudad y nuestra primera visita fue la Catedral de San Salvador.
Fue construida entre los siglos V y XVIII, lo cual se manifiesta en la ausencia de homogeneidad estética en la fachada principal, influida por las corrientes arquitectónicas de los siglos XII a XVI. Presenta un imponente campanario octogonal construido en dos cuerpos ahusados, que data de 1323. El interior presenta tres naves: una románica, una barroca y una gótica.




La catedral de Saint-Saveur se construyó sobre el antiguo templo de Apolo entre el siglo V y el XVII, lo que hace de ella un edificio ecléctico.
La catedral no es muy grande pero posee pinturas esculturas de bella factura.El claustro de la Catedral está considerado una de las joyas del Románico en Provenza.






El barrio de Saint-Saveur ocupa el emplazamiento de la antigua ciudad romana. Se extiende desde la Catedral hasta la Torre del Reloj (Tour de l’Horloge), actual ayuntamiento. Algunas de las callejuelas adyacentes han conservado nombres medievales, como la rue Esquicho-coudo. En la parte alta de la calle Gaston Saporta se pueden observar restos de las antiguas murallas.




La Torre del Reloj
Símbolo de la ciudad y del poder villano, se alza sobre cimientos romanos. Su altura se incrementó en 1510. Abriga un reloj astronómico de 1661, con cuatro estatuas de madera que simbolizan las cuatro estaciones. En la plaza, creada en el siglo XVII se encuentra una fuente esculpida por Chastel, con una columna romana en su centro. Lugar de encuentro para los habitantes y turistas de la ciudad, a su alrededor la gente se sienta y espera, contemplando a los viandantes pasa con el cielo tranquilo sobre sus cabezas.

Una vez sobrepasada la Torre del Reloj, se entra en la antigua ciudadela condal. La ciudadelas episcopal y de los condes estuvieron separadas durante la edad media por una muralla. Hoy en día las calles comerciales, llenas de tiendas, bares y restaurantes que sustituyen a la muralla invitan más a la diversión que al rezo
En la plaza encotramos un precioso mercado con especialidades de la Provence, como estos molinillos de hierbas...


O estas setas (foto dedicada a Clemastecs)




Seguimos dando un paseo por las calles de la ciudad
Y por este pasadizo entramos al Cours Mirabeau

El Cours Mirabeau es la avenida más prestigiosa de Aix en Provence. Fue creado en 1649, donde antes se encontraba la muralla medieval de la ciudad. Es famoso por sus cuatro fuentes y sus árboles que en verano dan un frescor increíble al lugar, mientras la región tiene mucho calor. Es un lugar de paseo, nunca fue una de las puertas de entrada a la ciudad.


Se llamaba en provenzal la vía de las carrozas, como el corso italiano, un lugar donde tenía que ser vista la nobleza de la época. Lo más de moda era tener una residencia en la misma avenida. Durante un tiempo, barreras y cercas impedían que los animales entraran en el cours. Las tiendas y los cafés de moda datan del siglo XIX.

En esta época, los artistas de la región vienen todos a tomarse un café por ahí. Cézanne y Picasso, son algunos de ellos.
Es el orgullo de la ciudad, fue renovado hace poco para dar prioridad a los peatones y es mucho más agradable así.

Les Deux Garçons.
Situada en Aix-en-Provence y fundada por dos camareros en 1792 y apodada "las 2 G" por los clientes habituales, esta “brasserie” fue decorada al estilo “Imperio” con profusión de dorados, espejos y techos esculpidos, que fueron destruidos por un incendio y recientemente restaurados de forma idéntica.


Destacado lugar de la vida cultural de Aix, en él se reúnen grandes abogados, profesores de universidad y estrellas internacionales del Festival del Arte Lírico (en julio).


Fueron clientes del local Edith Piaf, Marcel Pagnol, Albert Camus y otros muchos. Sobre todo, conserva el recuerdo de los diálogos apasionados entre dos amigos, dos jóvenes genios en ciernes hacia 1857: el pintor Paul Cézanne, natural de la zona, y el escritor Emile Zola (cuyo padre era ingeniero destinado en la localidad).



Imagen del Tribunal de Comercio.


Fuente Verde
Es la fuente de agua caliente de la ciudad, o fuente verde, porque está cubierta siempre de vegetación. Se construyó en 1667, y al inicio estaba decorada con un tritón, destruido por unos delincuentes en el siglo XVII. En 1670, se le agregan cuatro ángeles soportando una pila de piedra. Esta fuente tenía una importancia especial porque estaba situada en el Cours Mirabeau, donde pasaban todas las carrozas de los más ricos de la ciudad, para ver y ser vistos


Al fondo, el barrio Mazarin era la nueva residencia de la nobleza del parlamento. Entonces en 1687 se decidió hacer de la fuente una fuente caliente, con las aguas que salían antes en la fuente de Bagnier. Con la cal y la temperatura del agua, se forma una capa verde todo el año. Desde 1708, no se puede lavar su ropa en este lugar.


Fuente de la Rotonda.
Esta fuente se encuentra a finales del Cours Mirabeau. En una región donde el agua no abunda como es la Provenza, habían pocas fuentes de este estilo monumental. Eran muy frecuentes en las grandes ciudades en el siglo XIX. Es el límite entre el casco histórico de la ciudad y el barrio más nuevo. Es una mezcla de mármol, de piedra y de concreto, obra de cuatro artistas diferente, sobre un plano original de Antoine Curet, realizado en 1860 en un estilo Segundo Imperio.
El pedestal con los delfines es de Michel.
Arriba, encontramos alegorías de la Justicia, hacia el Cours Mirabeau, de las Artes hacia Aviñon y de la Agricultura hacia Marseille, las tres son obras de artistas de Aix. Antes, se llenaba la fuente por la noche, ahora usan un sistema de reciclaje para ahorrar agua.


El suelo de la ciudad está plagado de estos recordatorios de que estamos en la ciudad de.......

No hay comentarios:

Publicar un comentario