lunes, 3 de junio de 2013

Blue Moon (actual Azamara Quest), Antillas y Granadinas

Voy a contar nuestra experiencia en este maravilloso barco.

Salimos de madrugada a Madrid y a las 6.30 estabamos en Barajas.

Corriendo, corriendo tomamos el bus que nos llevaba a la otra terminal.

Como eran las 8, todavía no había nadie y nos pusimos los primeros, por eso recomiendo encarecidamente LLEGAR CON ANTELACIÓN, sobre todo antes de las 8.30.
Luego, ya con más tranquilidad, nos dedicamos a desayunar.
Cuando llegaron los empleados de Pullmantur, nos pusimos en fila para la facturación. A esa hora la cola ya era considerable, porque a nosotros se sumaban en los otros mostradores, unos chicos que iban a Punta Cana.
Nos tocó un chico que se ve que era nuevo y iba muuuuuuy lento.

Una vez facturados, volvimos a tomar café en el bar que está en el mismo salón de facturación.

Con eso pasó el tiempo muy rápido y nos fuimos a la puerta de embarque.
La verdad es que fue rapidito y fluido y cuando nos dimos cuenta estábamos en el avión.Salimos a las 13.38.
Buff, ahí estaba lo peor del viaje, tantas horas en ese aparato, pero bueno, lo mejor nos esperaba 9 horas más tarde.
Durmiendo a ratos y comiendo a otros, llegamos a Aruba a las 15.30.
Pasamos el control de Aduanas y nos llevaron a los autobuses.
La verdad es que es una gozada no tener que cargar con tu maleta!!!
En un ratito llegamos al muelle donde nos esperaba nuestro Blue Moon.


En una pequeña terminal te reciben con un jugo de frutas fresquito y te indican a que mostrador dirigirte, dependiendo de si perteneces a un grupo o vas individual.
Te recuerdan que debes tener rellena la documentación que te han dado en el avión, asi como la que te han dado en la agencia.
En este momento de la llegada es cuando empieza la nena de los videos a grabar y luego te verás continuamente en el canal del barco haciendo el check in una y otra vez.
Una vez que te dan la tarjeta del barco, que llevaré durante mucho tiempo en mi cartera,te diriges a la pasarela a embarcar.


Una vez arriba, y tras pasar por primera vez la tarjeta y el equipaje de mano por el scanner, te recibe una fila de miembros de la tripulación que se van turnando para enseñar las habitaciones a los pasajeros.
Eso es en Recepción, a la que volveremos más tarde.

La habitación que tenemos, una exterior, es la 4047. Esta muy bien, con unos armarios inmensos, de los que me sobran cajones y puertas, una cama enorme, un sofá, un baño un pelín pequeño, pero eso si, con vistas al mar.
Para ir aligerando en los trámites, fuimos a Recepción para registrar la Visa para los cargos. Hubo gente que dió una entrega a cuenta de la que se le irian restando los cargos por los diferentes servicios.
Despues de una duchita a ver los camarotes de los compañeros y a investigar un poco.


Lo primero a reservar plazas en el jacuzzi privado.Para ello vamos a la cubierta 9, pasando por la piscina, hacia proa, a la izquierda del bar. Pasamos la puerta y siguiendo de frente encontramos a la izquierda la sala de Internet y luego la guarderia del Club Tibu. Llegamos a la zona de Spa, donde Jackie, la recepcionista nos informa de las condiciones.

Por 75 euros,un bono a nuestro nombre nos permite el uso desde las 10 de la mañana hasta las diez de las noche, de manera ilimitada del Jacuzzi en cubierta de proa, bastante grande y con autenticos chorros de burbuja ( a diferencia de los de las piscina que son solo bañeritas con agua que se mueve), baño turco y camarero privado.
Al principio habíamos dudado, pero hubieron dos razones que nos hicieron pensar en lo acertado de la elección.

La verdad es una gozada llegar de las excursiones y tomar tu jacuzzi con tu roncito con piña, con tranquilidad y en SILENCIO. sin voces, sin animaciones y practicamente solo para ti. Las tumbonas son de madera y acolchadas aparte de reclinables. El día de navegación la piscina estaba hasta la bandera, y lo más importante: el último día en Aruba, en el que hay que dejar las maletas fuera a las 7, dejamos el equipaje de mano y al volver lo recojimos y nos duchamos tranquilamente en el baño del jacuzzi.

A continuación fuimos a hacer las reservas de las excursiones, pensando en que como ya sabíamos las que queríamos hacer, podríamos reservarlas todas de una vez.

Pero no fue posible, ya que sólo dejaban reservar las del dia siguiente de Curaçao y las de Isla Margarita.


Como pensabamos hacer la de Curaçao por libre, reservamos solamente de la Isla Margarita, que despues la explicaré largo y tendido.


Despues de esto queríamos ir al jacuzzi un rato, a relajarnos, pero como era un poco tarde, las 9.30, decidimos ir a la piscina a tomar un roncito y luego ir a cenar.
Y eso hicimos. La primera noche no se requiere ningún vestuario especial, es informal y puedes cenar a la hora que quieras.



Nosotros fuimos al buffet Panorama, que está en popa, cubierta 9.
Debo decir, que no se si es que nosotros somos poco exigentes o que este es nuestro 2º crucero, pero la calidad y cantidad de la comida nos pareció excelente.



Yo me he movido bastante por el mundo y puedo decir que se puede comparar perfectamente en cuanto a calidad, con las de los hoteles de las mejores cadenas, e incluso en muchos casos las supera.
Todo muy al gusto español, y variado. Paella, churros, leche frita,ensaladas, gazpacho... en fin, de todo.
Despues de cenar tomamos posesión del que iba a ser nuestro centro de operaciones: Los sillones del Hall de tiendas.



A quien le guste el trasiego de ver pasar gente no debe escoger otro sitio.
Además de ver a todos los pasajeros que van a cenar, podemos tomarnos un roncito mientras charlamos.


Como era un poco tarde y veníamos muy cansados, aparte del jet-lag, decidimos retirarnos, no sin antes pasar por la disco Horizons a ver como estaba el ambiente.
La musica está bastante bien, 70% española, con DJ Rodrigo, o RO.

 Esta noche es la noche tropical.
Vamos a cenar decentitos y luego a descontrolarnos, que va a haber jaleo.





Despues de los deliciosos manjares, a cambiarnos.Están repartiendo collares de papel de colores en el salón cabaret. A por ellooooos!!
El complemento que faltaba!!!

Nos vestimos con los pareos, las camisas de Barbados, los collares, el moreno caribeño.. y por qué no,los loros otra vez.
La fiesta es en la piscina, el tiempo está de miedo, no corre ni pizca de aire y hace calor.













Hay un buffet de frutas montado en la entrada del Panorama. Es muy bonito y está muy trabajado. Sensacional.
Al día siguiente, a la hora acordada comenzamos el desembarco, y empieza la tragedia.
Desde recepción se oían los llantos, muchos besos, caras tristes, intercambios de direcciones de mail.
En la puerta nos despide el director de crucero Frederic y nuestro camarero Leo.
Bajando por las escaleras vemos en formación a un representante de cada departamento del barco, un cocinero, un camarero,...
Nos despedimos de los chicos de facturación y después vino Reme con su marido Felipe, que es el Gerente de Restaurantes.
Le cantamos "Cuando un amigo se va" y luego un riki raka.
Se nos echa a llorar y Felipe se tiene que ir, de la emoción.
Nos da las gracias mil veces y nos pide que no cambiemos y que quiere vernos de nuevo. Que buena niña.
Nos acompaña hasta el autobus y se va llorando, luego se viene a despedir Jeannete de Animación.
En fin, todos.
Cuando el autobús está lleno nos vamos al aeropuerto.
Despues de un par de horas de espera, facturamos y embarcamos. Lo mejor del vuelo: las azafatas, al ver que llevábamos la camiseta con lo de Pullmantur Crew, pensaron que éramos tripulación del barco, es decir, compañeros de trabajo, y nosotros no se lo negamos , no nos faltó nada durante las 8 horas de vuelo . Lo peor: un pasajero se comportó como un animal con una de las azafatas y le lanzó un café caliente encima porque dice que no le hacía caso. .
En fin, a la vuelta lo de siempre: Depresión, caras largas,.........
Espero que os haya gustado, lo tenía sin terminar casi desde hace dos años. FINNNNNNN

No hay comentarios:

Publicar un comentario