miércoles, 4 de septiembre de 2013

La Experiencia Spring Hoteles (II) Spring Hotel Vulcano****

Rozando la perfección


No, no estoy exagerando, lo puedo asegurar.



Spring Hotel Vulcano es el mejor ejemplo de que no es necesario tener la calificación de 5 estrellas Gran Lujo, para ofrecer un servicio y una calidad impecables. Algo totalmente explicable, por otra parte, si se tiene un equipo humano de tanta valía y un hotel de por sí atractivo como es éste.















Recientemente renovado y con una imagen fresca y nueva, Spring Hotel Vulcano ha sabido a lo largo de los años mantenerse siempre a la cabeza de los hoteles favoritos de los turistas que visitan Tenerife, no en vano tiene una de las tasas más elevadas de repetidores de todo el sur de la Isla, con un 78% de clientes que no sólo vuelven al hotel sino que también lo recomiendan a familiares y amigos. Por algo será.
Vamos a desvelar el secreto.





Su situación es privilegiada. A 300 metros de la estupenda playa de El Camisón, un corto paseo nos lleva del hotel hasta la orilla del mar y si somos aficionados a las compras, de calidad y buenas marcas, los centros comerciales se encuentran aún más cerca, apenas a unos metros de Spring Hotel Vulcano. Restaurantes, terrazas elegantes y con buena música para pasar unos ratos de relax o diversión, tiendas de electrónica, modas o perfumes dan aún más valor a la zona, completando el panorama con el cercano pueblo de Los Cristianos, que sigue siendo, con el paso de los años un sencillo pueblo de pescadores donde aún podemos disfrutar de un buen almuerzo o cena a base de pescado fresco recién sacado del mar.













La distribución del edificio y su orientación es perfecta, presentando la zona de recepción hacia el interior y dejando que el sol brille casi todo el día sobre las piscinas y sobre la "V" que forman las espaciosas habitaciones con sus balcones que miran directamente al mar. Un complemento perfecto para quien busque un valor añadido es una serie de habitaciones separadas que miran directamente a la piscina y que junto con las habitaciones del piso bajo están perfectamente adaptadas para personas con minusvalía física, tanto en accesos como en espacios.
La recepción es única, pudiéndose sólo comparar con la del Spring Arona Gran Hotel en espectacularidad.
Si pensamos en el nombre del hotel, Vulcano, podríamos decir fácilmente que la vegetación que cubre casi completamente el enorme espacio de la recepción parece magma verde, refrescante y colorido, diferente...
Hay zonas de este espacio realmente bonitas, como la que se localiza frente a la recepción, junto al punto de internet, que parece un auténtico jardín inglés, un winter garden bajo la cálida luz de las enormes cristaleras.
Esa sensación de amplitud y frescura la completan una original fuente rectangular, que más parece una piscina por lo grande de su tamaño y un pequeño jardín de cactus, todo en perfecto estado de conservación, con una limpieza envidiable.
Una parte de ese estupendo equipo humano del que hablaba antes es el correctísimo personal de recepción, atento a cualquier requerimiento de los clientes y siempre preparado para ofrecer lo mejor del hotel con una sonrisa sincera y amable.

Ya tenía ganas de ver la habitación, así que subí al piso séptimo ( desde donde las vistas son espectaculares) y entré en mi pequeño paraíso, casi una suite, por lo grande y espaciosa.









Una cama enorme y muy cómoda, un armario en el que cabe todo lo imaginable, con el detalle del suave albornoz y las zapatillas, un inmenso cuarto de baño con una bañera gigantesca y un balcón con una vista fabulosa me hicieron feliz rápidamente. Parecía que no necesitaba nada más. Pero...tenía mucho apetito y era hora de comer, así que acompañado de Stanislav Klajban, Online Marketing Manager de Spring Hoteles y artífice de esta Experiencia Spring, me dispuse a probar la sabrosísima cocina de Spring Vulcano.





























Ya quisieran muchos hoteles que se dicen de lujo y restaurantes de alta cocina, disponer de un equipo de cocina y bares, y tan amplio y variado menú como el Spring Hotel Vulcano.
Partiendo de una cocina en vivo espectacular, que ofrece platos para todos los gustos, pasando por una variedad realmente enorme de productos frescos y de temporada, que realzan sobre todo el gusto por la cocina canaria, donde no faltan los mojos, las papas y los quesos ( como el de vino, que no había probado nunca), pasando por la gastronomía más internacional, y llegando a unos postres de fábula, para los más golosos o unas frutas realmente apetecibles y dulces, para los que quieran cuidar la línea.
La buena comida y la estupenda compañía de Stanis, gran conversador y viajero, hicieron que el tiempo pasara muy rápido. El calor todavía apretaba, así que nada mejor que disfrutar de las refrescantes piscinas que conforman uno de los corazones del hotel.
Ver caer la tarde tumbado cómodamente mientras disfrutamos de una estupendo cóctel preparado por profesionales del bar Palapa, es un placer sencillo que adquiere gran valor cuando se está rodeado de tranquilidad y en un ambiente cálido y acogedor.



































Porque al contrario del Spring Hotel Bitácora, más orientado a una clientela familiar y con niños, Vulcano y Arona son un refugio estupendo para parejas o para amigos que busquen un lugar perfecto en Tenerife.






Un detalle que no quisiera olvidar es que la energía consumida por el hotel proviene de paneles solares que cubren completamente la azotea del edificio, con lo que estaremos seguros de que como un valor añadido, Spring Hoteles también se preocupa por el cuidado del medio ambiente. ¡Bravo!











Sin duda Spring Hotel Vulcano, con su arquitectura única, su rica gastronomía y su personal atento y de una gran profesionalidad, seguirá siendo la primera elección de todo aquel que alguna vez se haya hospedado en él. Ya lo dije...rozando la perfección.


No hay comentarios:

Publicar un comentario