miércoles, 25 de noviembre de 2015

Islandia, corazón de hielo y fuego ( Y XII)

Agua e historia
En pocos lugares del mundo se puede disfrutar de un lago urbano rebosante, no solo de vida sino también de lugares interesantes y cargados de historia como el lago Tjörnin, en pleno corazón de la coqueta capital de Islandia.

Algunos lo consideran simplemente una charca, pero lo cierto, es que este lago natural, formado por la acumulación de agua dulce que se produce durante los deshielos, es hogar de decenas de especies de aves como los patos, gansos u ocas que viven permanentemente en este espacio protegido. Durante el invierno, cuando las aguas se hielan y los expertos patinadores de Reikiavik asaltan su endurecida superficie, una parte del mismo se reserva para sus emplumados habitantes, y se mantiene el agua líquida gracias a las fuentes geotermales que se encuentran en varias de las orillas del lago.









A su alrededor, se sitúan algunos de los principales puntos de interés de la ciudad, como el moderno ayuntamiento, la Galería Nacional de Arte, la Casa de la Cultura o la sede del gobierno islandés.



Ya sea para tomar unas espléndidas fotos de su orilla, o para disfrutar de las aves que lo pueblan y que no temen acercarse a nosotros para que las alimentemos, este tranquilo y hermoso rincón del centro de la capital islandesa merece una visita calmada y tranquila.

La pequeña gran Islandia
En el ayuntamiento de Reikiavik, y abierta a todos los visitantes, encontramos una gran sala que mira hacia el lago Tjörnin. Bajamos las escaleras que nos sitúan casi al nivel de las aguas para encontrarnos una curiosidad que poca gente conoce. Se trata de un gran mapa-maqueta de Islandia que cubre una superficie de unos 70m2 y que sobre todo después de rodear la isla como hicimos nosotros nos da una idea del relieve abrupto y salvaje de la isla.





Realmente es apasionante ver la ruta que habíamos hecho, los lugares visitados, los infinitos remontes y descenso que nuestro coche había recorrido, la estrechez de los fiordos o la altitud de sus múltiples volcanes.








5 años tardaron 8 pares de manos en completar la delicada y minuciosa tarea de dar forma topográfica, en un realista 3D a una isla que hasta entonces parecía plana en los mapas. La dotaron también de ruedas, para que pudiera ser movida en caso de necesitar el espacio que ocupa para algún acto oficial.



Vale la pena acercarse hasta el ayuntamiento para ver aunque sólo sea por unos minutos, el camino recorrido o a recorrer en nuestro fabuloso viaje a la Isla de Hielo.

La bahía humeante
Había escuchado hablar mucho de Reykjavik, de su vida nocturna, su energía, y de lo fácil que resultaba enamorarse de ella. Bueno, cuando la conocí me pareció que se había exagerado un poco.







No es que no me gustara, pero después de visitar Hellsinki o Copenhague, la capital de Islandia no me pareció más que un pueblo grande, eso sí muy cosmopolita e inquieto culturalmente.
A sus habitantes parece no importarle este hecho, creo que incluso se sienten orgullosos.









Aquellos vapores humeantes que provenían de las fuentes geotérmicas, han sido reconducidos y utilizados para fines modernos y ecológicamente supersostenibles, lo que es digno de la mayor alabanza.






Ahora, aquella aldea que empezó a tener su lugar en el mundo a partir de 1750 con la creación de fábricas de textiles y curtido de lana y que en la II Guerra Mundial fue un lugar estratégico en el Hemisferio Norte, muestra hoy un centro histórico compacto, con varias calles comerciales como Laugavegur, otra de artistas de vanguardia.

Hay que tener en cuenta que dos terceras partes de los habitantes de Islandia viven aquí, y por tanto es un sitio de bastante ajetreo; a pesar de eso es tranquila, agradable y llena de rincones curiosos, como las casitas hechas con láminas de uralita y acero que se rodean de preciosos jardines, futuristas edificios que contrastan con el viejo parlamento o los restos de antiguos asentamientos vikingos, el puerto viejo con sus restaurantes y bares, la preciosa zona de Laugardalur con su Jardín Botánico o el lago Tjörnin.



Simplemente es delicioso el pasear por sus calles, curiosear en sus tiendas y parar de vez en cuando a sentir el latido de la capital más septentrional del mundo.

Entre dos mundos
Seguimos recorriendo la agreste y semidesolada península de Reykjanes para descubrir nuevos rincones con los que completar nuestro viaje a Islandia.
En esta ocasión, y tras dejar atrás varias fábricas abandonadas, otras que aún funcionan y sobre todo varios santuarios de aves marinas, que gracias a que esta lengua de tierra permanece casi virgen, siguen dando cobijo a multitud de especies que pueblan la costa de la isla, llegamos a uno de los lugares más curiosos de esta zona. Tras aparcar el coche nos acercamos a un puente que cruza un río de arena volcánica negra que sirve de unión entre la placa tectónica americana y la europea. El punto que separa o une el este del oeste. Las placas se separan a razón de 2 centímetros cada año y es lugar de frecuentes terremotos y corrimientos de tierra y se dice que este punto de Islandia y dos que se encuentran en el este de África son los únicos lugares donde podemos observar este fenómeno a nivel de superficie.
Por un lado tenemos la placa americana, donde se asientan ciudades como Nueva York, y por otro la anciana placa europea donde vive el 75% de la población mundial, ya que engloba a India y China.



Como vemos es un lugar importante desde el punto de vista geológico y como curiosidad, para los que no somos científicos no esta nada mal.






Poca gente puede decir que ha estado en el lugar donde se separan los continentes, ¿no?.

En el confín del mundo
El extremo occidental de la desconocida península de Reykjanes nos presenta otro de los paisajes más accidentados y salvajes de Islandia, con playas que si bien no son vírgenes, parecen serlo, ya que no hay una cultura del baño y del sol, como en los países más meridionales por lo que no hay construcciones, chiringuitos de playa o la más simple tumbona.


Lo que sí que hay es enormes extensiones de arena y mar, peñascos azotados por la lluvia y el viento y una sensación de soledad bastante inquietante. Y eso que sólo está a unos 25 kilómetros de Reykiavik.










Para llegar a este singular enclave, debemos pasar primero el pueblo de Gardur, para tropezarnos casi de repente con el precioso y muy ventoso cabo de Gardkagi, objetivo de ornitólogos de todo el mundo por ser lugar de residencia y nidificación de gran variedad de aves marinas, así como lugar de paso para focas y ballenas.




Pero quizá lo que más llame la atención sean sus dos solitarios faros, uno viejo y otro nuevo que parecen hacerse compañía para evitar la desolación que lo envuelve todo. Si nos acercamos al viejo, pintado en la clásica combinación roja y blanca, tendremos unas impresionantes vistas de 360º del cabo, mientras que el faro nuevo está más metido en tierra, por lo que tuvieron que hacerlo muchísimo más alto.

Vale la pena pasear por el recinto que engloba los dos faros y disfrutar de una unión casi perfecta entre la naturaleza y la tecnología, entre el hombre y la tierra.

Original y relajante
¿Quién ha estado en Islandia y no ha sucumbido a la tentación de una relajante tarde en La Laguna Azul?
Todos hemos visto alguna vez una imagen de este sorprendente y mágico lugar, contraste de azules mediterráneos en medio de un gigantesco campo de negra lava, acompañada siempre de esa silueta inseparable de la estación térmica de Svartsengui, que le da un toque adicional que roza lo hiperrealista.




Puede chocarnos en principio ver a los despreocupados bañistas solazarse en aguas tan coloridas y turbias, con esa mole detrás que parece a punto de contaminar todo su alrededor, pero ocurre todo lo contrario, ya que la centrales son una fuente de energía limpia y renovable que debería ser ejemplo para muchos países con una reserva térmica tan importante como Islandia.



Entramos al recinto ( que aprovecho para decir que es realmente caro, ya que sólo entrar y disfrutar de las aguas cuesta unos 35€, eso sí, durante todo el día), y tras cambiarnos y dejar nuestra ropa y cansancio en las taquillas corremos a meternos en las piscinas.
Las aguas saladas de estas piscinas, calientes y muy ricas en minerales, son un imán para todos aquellos que acuden al lugar para disfrutar de tratamientos médicos y de belleza o solamente en busca de un poco de relax y diversión. Ya los propietarios se dieron cuenta, y rápidamente levantaron un balneario, un restaurante e incluso un hotel.



Especialmente espectacular es el pequeño balneario privado que se encuentra apartado del bullicio del recinto general, con su propio lago y exclusivos tratamientos.

Es una sensación realmente única, estar sumergidos hasta el cuello, entre nubes de vapor y con la cara cubierta de barro blanco de sílice, medicinal y exfoliante ( que se puede usar libremente gracias a unos contenedores localizados en varios puntos de las piscinas) y dejar pasar la tarde hasta que llega el atardecer, con su luz especial que hace que veamos los colores del agua de la laguna de manera diferente.

Cuando la claridad desaparezca del todo, habremos disfrutado de una experiencia totalmente diferente y nuestra piel estará fina y suave como la seda.



Y con esta preciosa foto terminamos nuestro recorrido por Islandia. Confío en que les sirva de inspiración para viajar a la fabulosa Isla de Fuego y Hielo. ¡Vale la pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario