sábado, 22 de septiembre de 2012

Jordania y sus mil historias (I)

Empezamos el viaje viendo la bandera de Jordania

Sitio Arqueológico de Jerash. Las murallas de la ciudad y la Puerta Sur. La puerta data del año 130 d.c y tiene unos bonitos adornos de hojas de acanto. La zona abierta dentro del portal se utilizaba como mercado, además de poseer una almazara de aceite, oculta tras unos tablones de madera.

 Las murallas de la Ciudad y la Puerta Sur. Construidas a principios del siglo IV d.c., probablemente por el emperador Diocleciano y luego varias veces ensanchadas y extendidas a lo largo de los tres siglos siguientes; la muralla actual es bizantina y tiene una longitud de 3.456 metros.

 La Plaza Oval.- Esta amplia plaza mide 90 X 80 metros y está rodeada por un ancho paseo flanqueado por columnas jónicas del siglo I d.c. En su interior encontramos dos altares y una fuente del siglo VII d.c. Sobre la columna podemos ver el soporte para las festividades en honor a Zeus.
 La Plaza Oval. Vista del teatro desde la plaza.


 El Teatro sur, Construido durante el reinado del emperador Domiciano entre el 90 y 92 d.c., tiene cabida para más de 3.000 espectadores. El efecto acústico permite al orador, en el centro de la plaza, llevar su voz al público sin tener que alterarla.  El Teatro norte. Construido en el año 165 d.c.Tenía sólo dos filas de asientos y fue utilizado para actos oficiales y reuniones del concejo municipal de la ciudad. En 235 d.c. el teatro fue ampliado hasta la actual capacidad de 1.600 personas.

 Teatro Norte. Detalle de un flautista esculpido en las gradas.
 
 La Plaza Oval. Detalle de las columnas.

  La puerta norte. Situada al final del Cardo, fue construida en el 115 d.c. Formada por tres cuerpos o puestos, su forma se debia la necesidad de alinearla dentro del recinto con el Cardo, y por fuera con la vía romana que lleva a Pella, una de las ciudades de la Decápolis del Norte.


Jerash. La Puerta Norte.
 Propileos del templo de Artemisa. Diosa protectora de la ciudad, el templo se erigió en varias fases. la principal de las cuales se remonta al siglo II d.c. El templo esta precedido por dos escalinatas que conducen a un pórtico exterior, que a su vez introduce en un témenos o recinto sagrado rectangular de 161x120 metros.

 
 Columnas corintias del Templo de Artemisa.-

 Detalle del capitel corintio.

 Templo de Artemisa. El edificio de culto está colocado sobre un alto basamento: casi intactas están todavía las refinadas columnas que se yerguen en el lado oriental del peristilo, mientras que se han perdido los revestimientos de marmol.

Detalle de un capitel ricamente tallado

 El Cardo Máximo o Calle de las Columnas. Con una extensión de unos 800 metros, incluye más de 500 columnas de órden jónico del siglo I D.C.

 El Ninfeo. Fuente monumental del siglo II D.C.; la pared cóncava dividida en dos filas de nichos está todavía en pié hasta la imposta de la semicúpula que la cubría, desaparecida como buena parte de los revestimientos de mármol y estuco pintado.
 Arco Triunfal en honor a Adriano en el año 129 d.c.

Perdonad por las siguientes fotos, pero encima de analógicas, oscuras y al retocarlas pierden mucho.
Ajloun.- Castillo de Qal'at er Rabad. Se trata de una de las estructuras fortificadas medievales mejor conservadas de Jordania y está situada a 1.250 metros de altura.

Entre los espacios más interesantes se señalan algunas casamatas perforadas por troneras y otras salas cubiertas con bóvedas de crucería o cañón.
 
El castillo está rodeado por un foso qu en su tiempo se salvaba mediante un puente levadizo; hoy se tiene acceso a él gracias a una pasarela.
Superada una serie de entradas acodadas y puertas sucesivas que se abren a veces en las mismas torres se llega, mediante una escarpada rampa, a un recinto ubicado en la parte alta, desde el que se goza de unas magníficas vistas.

Desde su puesto en la cima de la montaña, el castillo protegía las carreteras de comunicación del sur de Jordania y Siria, siendo una, entre una cadena de fortalezas que encendían grandes fuegos de noche para pasar señales desde el Eúfrates hasta El Cairo.

El castillo original tenía una torre en cada una de sus cuatro esquinas ademas de pequeñas aberturas para los arqueros.
 
Amman. La Ciudadela.Sala de audiencias.- Constituida por un cerco cuadrado de 25 metros de lado, con amplias salas cuadradas en las esquinas y un espacio central con plnata de cruz griega en el que se encuentra la decoración.

La decoración de la Sala de audiencias se basa en filas de arcadas ciegas y hornacinas trabajadas con bajorelieves de piedra o estuco, o tambien elementos vegetales fuertemente estilizados.

La Sala preparada para la cena que tendría lugar por la noche, tras el concierto de la Filarmónica de Praga y a la que estábamos invitados por la Reina Madre.
 
Columnas del Templo de Hércules. Erigido en honor del emperador Marco Aurelio. El edificio sagrado levantado probablemente sobre un santuario más antiguo, presentaba en la fachada cuatro columnas corintias; de ellas quedan en pie sólo dos rematadas por un arquitrabe tripartito.

Vista de Amman con el Teatro levantado entre el 169 y el 177 d.c. y que tiene cabida para 6.000 espectadores.

Amman.- Mezquita de Malik Abdallah. Revestida de mayólica azul, fue construida a principios de la década de los 90.
 
Qsar el Azraq. Construido por los romanos probablemente a finales del siglo III, pasó a manos de los omeyas. El castillo debe su fama a Lawrence de Arabia.

El legendario agente británico se hospedó en él en 1917 mientras organizaba una rebelión de los arabes contra el Imperio Otomano y preparaba la batalla de Acaba.

En el vestíbulo de la entrada es de un cierto interés la colección de piedras planas con inscripciones en latín y griego o bajorrelieves con motivos vegetales y zoomorfos.
 Vista del pozo artesiano de este castillo del desierto declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco.
 Nótense también las pesadas puertas monolíticas de basalto, algunas de las cuales forman parte todavía de la construcción.
.

La parte del edificio que todavía se conserva está constituida por una sala de audiencias cubiertas con bóvedas de cañón y por un baño inspirado en las termas romanas. Las paredes están completamente cubiertas de frescos. Las imágenes cargadas de simbología, ligadas a las celebraciones del poder califal, escenas de caza y decoraciones del baño cubren también las bóvedas.
 Fundamental para conocer las características del arte islámico en su fase de formación,este edificio fue probablemente construido como lugar de descanso y recreo por el califa omeya Walidi I (705-715), a quien se debe también la espectacular Gran Mezquita de Damasco. Debido a sus limitadas dimensiones, esta construcción es mejor conocida con el nombre de Qusayr ( pequeño castillo). Pero su exiguo tamaño está compensado, sin embargo, con una profusión decorativa que la hace única en su género.

Qasr el Kharana. Modificado por los omeyas en 711, el edificio se levanta sobre una preexistente estructura romana y luego bizantina, probablemente reedificada en el VII durante la breve conquista de la zona por parte de los persas sasánidas. Los torreones semicirculares y las estrechas saeteras que ritman las fachadas de esta maciza construcción cuadrangular han llevado a muchos estudiosos a formular la hipótesis de una efectiva función defensiva, que sin embargo parece desmentir la falta de correspondencia de muchas saeteras con pisos colocados a una altura adecuada para su utilización.

También la cuidada decoración del interior parece indicar la intención de dotar al edificio de los atributos típicos de las suntuosas residencias califales.

 Esplendidamente conservado y con un recio aspecto que, más que en otros casos justifica su denominación de castillo, surge en una desnuda altiplanicie ubicada a unos 60 kms al sudeste de Amman.

Camino del Mar Muerto.- Postes señalizadores del nivel del mar.

Mar Muerto.- Con este nombre, introducido por los cruzados, se conoce el gran lago sagrado de 920km2 ubicado a unos 50 kms de Amman en una depresión natural que alcanza los 394 metros bajo el nivel del mar.
 
Puesta de sol en el Mar Muerto.
Monte Nebo.- Esta es la montaña a la que subió Moises por orden de Yahvé para divisar a lo lejos la Tierra Prometida antes de morir. 

 Dotado de un encanto particular por su enorme significado simbólico, ligado a la tradición religiosa hebrea y cristiana, este sitio a unos 800 metros de altura, permite abarcar con una mirada todo el Valle del Jordán hasta el Mar Muerto.

Monte Nebo.- Cartel indicativo con la situación geográfica y distancias desde el Monte a las principales ciudades de la Tierra Prometida.

Monte Nebo.- Aquí el profeta habria sido enterrado, tal como indica una cruz.

 Dentro del monasterio en el verano de 1976, se descubrió un piso de mosaico realizado en el 531 por los mosaistas Soelos, Kaiomos y Elijah. El mismo representa escenas de caza y de pastoreo. Singular es su banda inferior con dos hombres, uno de ellos de color que llevan con la traila un avestruz, una cebra y un dromedario.

 El monasterio, en ruinas, fue sacado a la luz en 1933 por los franciscanos de Tierra Santa. Se trata de una gran basílica de tres naves, dotada de un baptisterio.
Madaba.- Ciudad de antiquísimos orígenes, mencionada en la Biblia con el nombre de Medeba. Sufrió en el siglo X antes de Cristo un destructivo asalto de manos de Arameos y Amonitas. Famosa sobre todo por el mosaico hallado en la Iglesia Ortodoxa Griega de San Jorge que se remonta a la época de Justiniano; en él está representado una especie de mapa de Palestina para uso de los peregrinos que se dirigían a Tierra Santa. Entre los fragmentos que se conservan se reconocen las ciudades de Jerusalén, Belén y Jericó, además del Jordán, el lago Tiberiades y el Mar Muerto.

1 comentario: