sábado, 22 de septiembre de 2012

Jordania y sus mil historias (II)

El Kerak.- Fortaleza erigida en la primera mitad del siglo XII por los cruzados y pasada sucesivamente bajo el control de los árabes, quienes en 1.263 consolidaron y ampliaron su estructura. Esta espectacular fortaleza está situada a unos 1.000 metros de altura, en una posición dominante que ya había hospedado la antiquísima capital del reino moabita, para convertirse luego en sede de un obispado en época bizantina.
La fachada norte del castillo, cuya estructura de forma trapezoidal está rodeada por un foso, hoy en buena parte cubierta de tierra, es particularmente imponente y presenta dos torreones saledizos respecto a los macizos muros, en los que se abren sólo estrechas saeteras.

La fachada este, que domina el valle de Ayn as- sitt, fue construida casi enteramente por los cruzados. En ella hay cuatro torreones rectangulares conectados por lienzos de murallas.
 
A los árabes se deben, en cambio, las restauraciones en el frente sur, donde se realizó también una cisterna para el abastecimiento hídrico de la fortaleza en caso de asedio.
Se pueden distinguir las dos fases de construcción gracias a la diferencia de los materiales utilizados por los cruzados y por los árabes: una piedra volcánica oscura y durísima y por ello toscamente trabajada, los primeros; una clara y blanda piedra caliza esmeradamente escuadrada los segundos.

Por los árabes fue también hecha buena parte de las construciones que cierran por el oeste el patio inferior, comprendidos los contrafuertes del cerco más exterior.
 
Particularmente especial es la vista que se goza desde lo alto del patio superior del castillo, vista que abraza el Mar Muerto y el Valle del Jordán.

Camino a Petra.- Puesta de sol en el desierto.

Un poco estafa eso de entrar a Petra a lomos de un caballo. Realmente el paseo dura 15 minutos y es hasta la entrada del desfiladero....
 Bab as Siq.- Una estrecha garganta formada por impresionantes paredes de arenisca de color rosado, amarillento y grisazulado.

Bab as Siq.- Originado por un cataclismo que provocó una hendidura en la montaña, el Siq tiene una longitud de unos 2 kms y sigue el cauce seco del torrente Musa, expresamente desviado por los nabateos para permitir el acceso a la ciudad en todos los periodos del año.

Bab as Siq.- Nicho votivo.
 
A lo largo del Siq quedan sólo escasos vestigios del empedrado original de la calzada y de muchos de los elementos decorativos que se hallaban a lo largo de su recorrido.


Petra.- Al-Khaznah, el Tesoro. La fachada, profundamente excavada en la alta pared rocosa que se levanta frente a la salida del Siq, impresiona hondamente por sus dimensiones ( unos 40 metros de altura por 28 de ancho), por el excepcional estado de conservación de la piedra, mejor protegida que en otros puntos de la erosión de los vientos, por la armoniosa composición arquitectónica de clara derivación helenística, así como por el cálido color que la envuelve.

La fachada se presenta particularmente articulada, con un doble orden corintio muy elaborado. La parte inferior está formada porun pronaos de seis columnas, coronado por un frontón triangular; en los dos intercolumnios laterales, ciegos, se observan algunos altorrelieves hoy dificilmente legibles.

Un friso enlaza los arquitrabes de los templetes laterales y la urna que corona la construcción. Fue la inusitada forma de esta última lo que hizo nacer la leyenda de que el edificio contenía el tesoro escondido de un faraón.

La función efectiva de este espectaclar monumento sigue siendo objeto de discusión.¿ Era una tumba, un templo o un mausoleo real?
 
Petra.- La calle de las Fachadas.

Otro aspecto de la ciudad nabatea.

El Teatro.- Totalmente excavado en la roca en el siglo I de nuestra era y formado por 33 hileras de gradas con capacidad para 3.000 espectadores.
 
Dromedarios beduino-nabateo-petrenses.


Vista desde lo alto de la garganta.

La tumba de la Urna, realizada probablemente para el rey Malichos II en torno al año 70, impresiona hondamente por la altura y profundidad de las obras de excavación.
 
Guardián de la Tumba de la Urna.


La fachada de la Tumba de la Urna, consta de un pronaos formado por cuatro columnas adosadas y coronado por un arquitrabe, un ático muy erosionado, un segundo arquitrabe y un frontón triangular rematado por un ornamento con la forma de la Urna.

Camino del Monasterio.

Petra, El Deir o Monasterio.-Para llegar hasta él es necesario subir más de 850 escalones, es decir casi una hora de camino.

Vista desde lo alto de la cima.-


La estructura de la fachada recuerda a la del Tesoro, pero las proporciones varían: 50 metros de largo por 40 de altura. El piso inferior está jalonado por la abertura central y dos hornacinas laterales. La parte alta se caracteriza también por tener un tholos central, coronado poruna urna y flamqueado por dos templetes rematados por un frontón partido.
 
Podría tratarse de un templo dedicado al rey divinizado Obodas, realizado en tiempos del último soberano nabateo Rabel II, o sea a finales del siglo I d.c. El edificio está precedido de una explanada esencial para el desarrollo de las ceremonias religiosas.

Puerta monumental en la Ciudad Baja. Es una de las construciones que mejor se conservan, junto con dos templos nabateos. Fue erigida probablemente entre el siglo I a.c. y el I d.c.
 
Al Kahznah, el Tesoro, antes de partir.-

Una última mirada atrás.-

Wadi Mussa.- Puesta de sol sobre Petra.

Wadi Rum.- Formaciones rocosas y arena finísima de colores inusitados, que van desde el amarillo fuerte al rojo oscuro, constituyen una de las principales atraccione de este desierto. A la milenaria acción del viento se deben los pintorescos paisajes que sirvieron de telon de fondo de la película Lawrence de Arabia.

Posee cumbres que llegan a los 1.754 metros de altura.
 
Hay numerosas fuentes de agua en este desierto no tan hinóspito ya la que se llega sólo en jeep conducido por niños de 15 años.

Wadi Rum.- Garganta donde se encuentran unos interesantes grabados rupestres.

Estas representaciones van desde escenas de caza con arco, con hombres y animales estilizados pero de gran movimiento,a inscripciones en nabateo y árabe, y también una antigua escritura desaparecida en el VII A.C.
 
Wadi Rum.- Este gran valle fue recorrido durante milenios por cazadores y nómadas, que dejaron en él interesantisimas huellas de su paso. Se trata sobre todo de incisiones rupestres dejadas tanto en los peñascos y paredes rocosas como en el interior de grutas naturales.

Garganta donde se encuentran unos interesantes grabados rupestres.

Se pueden recorrer estas vastas extensiones de arena rojiza, de la que emergen rocas de formas y coloraciones particulares, que parecen ir cambiando continuamente según nos adentramos en el desierto.
 
Otra vista del desierto.


La Gran Duna.

Haciendo un poco de snorkel en Aqaba, Mar Rojo.
 
Vista de las calles de la ciudad de Amman antes de partir.


1 comentario: