miércoles, 19 de junio de 2013

La costa italiana: Génova

Escala en Génova

Como siempre recomiendo, tempranito nos bajamos a tierra para comenzar la visita.
Según se sale del barco, cojemos a la derecha y llegamos a un edificio clásico, que es la consignataria de puertos. Entramos en él, y tras subir unas escaleras, llegamos a esta placita que marca el inicio de nuestro recorrido.




 Una vez llegados a esta plazoleta de la fuente, tomamos a la derecha y tras caminar unos diez minutos por un paseo peatonal llegamos a un hotel NH, y junto a él amarrado, este galeón construido para la película de Roman Polanski " Piratas" de 1986.



 La Biosfera es una estructura de vidrio y acero con un diámetro de 20 metros y peso de 60 toneladas en total.
Alberga un complejo de organismos animales y plantas tropicales. Las colecciones botánicas históricas de la ciudad de Génova han dado raros especímenes de árboles tropicales: Además de los helechos arborescentes conocidos, tal vez la colección más grande en el mundo ,que allí se cultivan en macetas, hay algunas plantas usadas tradicionalmente por los hombres, como el caucho, el café y el cacao.
Este pequeño pero rico jardín botánico, donde caminamos en libertad entre mariposas, aves, anfibios y reptiles, es la belleza, la complejidad y la fragilidad de los bosques tropicales. Estos sistemas naturales, entre los más ricos en términos de diversidad biológica, ven reducidas sus fronteras rápidamente debido al rápido desarrollo de las actividades humanas.
Un sistema informático controla el clima interior, mediante el ajuste de la temperatura por convección , juegos de niebla y corrientes de aire.



 Ya empezamos a callejear y adentrarnos en la ciudad. Despues de subir las antiguas murallas, encontramos la iglesia de San Agustín, que lamentablemente estaba cerrada.
 Plaza Dante. Porta Soprana.
La estructura, que se remonta a la misma época de las gemela Puerta dei Vacca (1161), está encerrada entre dos torreones almenados.



 La puerta era la entrada principal de la ciudad medieval hacia el este.
 Junto a Puerta Soprana surge un edificio conocido como la Casa de Colón. En realidad, este es un error histórico. El edificio se remonta a fines del siglo XVII y fue construido sobre los restos de la habitación del navegante, que fue destruida en el bombardeo naval de 1684 por obra de los franceses.
 Palacio Ducal.
El Palacio Ducal en el siglo XIV fue la residencia del primer Doge de Génova, Simon Boccanegra. Desde entonces, fue la sede del poder de los Doges. En los siglos sucesivos sufrió destrucciones y muchas modificaciones que cambiaron totalmente su aspecto.
Restaurado en 1992 para las celebraciones de Colón es, desde entonces, la sede más importante de Génova para muestras, eventos culturales y congresos.
 Los principales rasgos del centro de Génova incluyen la Piazza de Ferrari, proyectada en la segunda mitad del siglo XIX, alrededor de la cual se encuentran la Ópera y el Palacio Ducal.
 Catedral de San Lorenzo
Direccion: Piazza Matteotti
Este edificio es la mejor muestra de la arquitectura medieval de la villa. Reconstruida a finales del siglo XII conserva parte de la estructura de la iglesia románica sobre la que se edificó.
 Esta iglesia dedicada a San Lorenzo tiene como máximos exponentes exteriores a los dos campanarios, de finales del siglo XIV y principios del XV. También destaca su fachada de mármol blanco y negro.
 En el interior destacan varias bóvedas y una cúpula del siglo XVI obra de Alessi.
 También se pueden admirar, entre otras obras, un relieve de la Crucifixión de 1443, otro de la Virgen en un luneto del siglo XV, la Capilla Senarega, restaurada en los siglos XVI-XVII, con un magnífico coro del siglo XVI y un gran Cristo Crucificado realizado por F. Barocci en 1597.
 Son importantes además, la Capilla de San Juan Bautista, construida entre los años 1451-1465 por Domenico y Elia Cagini y en cuyo interior se muestran seis estatuas del año 1496 de M. Civitali y un baldaquín del siglo XVI, el Baptisterio decorado con pinturas de Cambiaso y reformado en el siglo XVI.
 La sacristía de la iglesia alberga un museo en el que se guarda el Sacro Catino, la legendaria copa que regaló la Reina de Saba a Salomón y que Jesús utilizó en la Última Cena
 Otra de las reliquias que pertenecen al tesoro de la Catedral es la supuesta bandeja de plata en la que Salomé exhibió la cabeza de San Juan Bautista.
 La catedral de Génova está dedicada al mártir San Lorenzo. Mientras en el interior las excavaciones han devuelto paredes y suelos de época romana, bajo el sagrado de la catedral han venido a luz algunos sarcófagos. Sobre el sagrado luego levantaron una basílica como lugar de culto de los primeros cristianos. Desde el siglo IX la iglesia de San Lorenzo reemplazó en su función de catedral la Basílica de los Doce Apostles, la original domus episcopal que ya en el siglo VI había sido dedicada a San Siro, obispo de Génova.
 El traslado de la catedral empezó la urbanización de los tres antiguos núcleos urbanos - el castrum, la civitas y el burgus - que llegaron a ser el corazón de la ciudad.
 La consagración a catedral señaló el comienzo de la reconstrucción del edificio en formas románicas. Después del incendio del 1296, causado por las luchas entre Guelfos y Gibelinos, el edificio fue en parte reestructurado y en parte reconstruido.
 Entre el 1307 y el 1312 siguió la finalización de la fachada y la reconstrucción de las columnatas internas con los capiteles y los falsos matroneos, mientras se mantenían las estructuras románicas y los frescos de tema religioso.
 Varios altares y capillas fueron construidos entre los siglos XIV y XV. En el 1455 construyeron la pequeña galería en ajedrez al nordeste de la fachada y en el 1522 la que estaba al otro lado, en estilo manierista.



 En el 1550 el arquitecto de Perugia Galeazzo Alessi, sobre encargo de las magistraturas genoveses, planeó la reconstrucción del edificio, logrando a reconstruir sólo la cubierta de las naves, el suelo, la cúpula y el ábside, que fueron terminados durante el siglo XVII.



 Un complejo proyecto de restauración realizado entre los años 1894 y 1900 ha permitido la conservación de la Catedral y hoy en día es todavía posible admirar las partes medievales que la distinguen.



  Via Garibaldi y su Palacios -
Fue realizada en pleno Renacimiento, entre el 1550 y el 1570 por Bernardino Cantone da Cabio. Llamada Strada Maggiore, luego Strada Nuova y por fin via Garibaldi. Es conocida con los nombres de "Via Aurea" y "Rue des Rois" (Calle de los Reyes), título que le dio Madame de Stael.

 La creación de esta calle era parte de una operación urbanística muy importante: con ésta empezó la transformación de la serie de palacios que se ergían uno cerca del otro, atravesados por callecitas descendientes hasta el mar. Strada Nueva es el resultado de una idea de calle derecha y ancha, pura manifestación de la idea de rectilíneo, cuya anchura debe de estar en armonía con la altura de los edificios, mientras detrás se encuentran fabulosos jardines.
 - Palacio Rojo -
Realizado entre el 1671 y el 1677 por el arquitecto Piero Antonio Corradi, el Palacio se erige en tres niveles. Actualmente es una Pinacoteca pública de las más interesantes de la ciudad.
 - Palacio Blanco -
El edificio fue realizado en el 1548 por Girolamo Grimaldi. En la primera mitad del siglo XVIII el Palacio fue restructurado con el proyecto de Giacomo Viano. En el 1889 pasó, como legado, de la Familia Galliera al Comune de Génova, llegando a ser la sede del Museo Pinacoteca.
Palacio del Ayuntamiento
 Palacio Real

El palacio -construido por la familia Balbi en el siglo XVII- fue transformado en un edificio de estilo barroco tomando como modelo los palacios de Roma.



 En 1825, se transformó en la residencia de la familia real Savoya. Actualmente el palacio es un museo-residencia, que se abre al visitante con una serie de elegantes habitaciones ricas de objetos decorativos y obras de arte, realizadas en el siglo XVIII por la familia Durazzo y en el siglo XIX por la Familia Real.
  Bellísimos los jardines, ricos de vegetación y plantas exóticas.



 La Lanterna

El antiguo faro de Génova, símbolo de la ciudad, se remonta al 1543. La torre alcanza una altura de 117 metros, desde su cima se aprecia uno de los panoramas más hermosos de la ciudad.




- El Puerto Antiguo, la Expo y el Acuario de Génova -
El área fue realizada al final de los años Ochenta para celebrar los quinientos años del descubrimiento de America, para la Expo de 1992. Toda el área, planeada por el arquitecto Renzo Piano, es ahora un lugar de distracción y entretenimiento que ofrece toda una serie de propuestas como restaurantes, museos, librerias, multisalas de cine y mucho más.
Este área es lugar, sobre todo en verano, de manifestaciones culturales, musicales y teatrales. Sólo dar un paseo, puede ser suficiente para descubrir rincones sugestivos de un puerto que ha mantenido el encanto de los tiempos pasados, con sus antiguas murallas sobre el mar y las puertas de entrada a la ciudad.
El Acuario, considerado el más grande de Europa, representa la mayor attracción de esta zona, llamando a muchos turistas de todo el mundo. El edificio está cerca del Ponte Spinola y tiene un ensanche en una construcción que tiene la forma de un gran barco, llamado Nave Italia. El Acuario tiene 48 piscinas en las cuales viven varias especies de animales marinos, como focas y delfines.
A la derecha del Acuario se encuentra la zona llamada "Marina di Porto Antico", donde recientemente han sido construidas nuevos pontones con atraques para barcos privados. A la izquierda, como prolongación del muelle hay una majestuosa estructura que cubre todo el muelle extendido, formando asì la "Piazza delle Feste".
Siempre a la izquierda de la gran carpa se encuentra Palazzo Millo, que tiene al interior tiendas, cafés, librerias y restaurantes. Frente hay la irreal estructura llamada Bigo: un ascensor panorámico que se presenta como una cabina en vidrio sujetada por una estructura de palos blancos.
Para completar la visita al Puerto antiguo no se deben olvidar los Almacenes del Algodón, donde se pueden encontrar restaurantes, tiendas, salones de juegos, y la Ciudad de los Niños, el espacio más grande en Italia dedicado a los niños de tres a catorce años, donde entretenimiento y conocimiento se unen en una dimensión didáctica innovativa.







 Como hemos podido comprobar, Génova tiene un poco de todo para todos..



lunes, 17 de junio de 2013

Las más hermosas islas del Mediterráneo: Malta (II)

Y llegamos a la Plaza de los Tritones, donde cogimos el autobús que por 0.47 céntimos de euro nos llevo a la Medina, primera capital de Malta, algo que no hay que perderse.
Mirad las imágenes del autobús.


 El uso de los autobuses malteses nos permite entrar en el túnel del tiempo. Estos vehículos forman una flotilla digna de una exposición de medios públicos de transporte de mediados del siglo XX. 

 Tienen una antigüedad de más de treinta o cuarenta años. Tienen el volante a la derecha como en todas las antiguas posesiones coloniales británicas y son de un color naranja amarillento.

 En su interior los asientos, generalmente de plástico, suelen estar diseminados de una manera anárquica con la particularidad de no encontrar ningún autobús que se parezca a otro. 
 La parada de autobús está en el antiguo casino de la ciudad. Allí paramos un momento a tomar un café servido como en los pueblos de antes, en tazas grandes, con azucarero y bandeja de plástico. 

A dos pasos está la plaza principal de la ciudad nueva y la puerta de entrada a la antigua medina.

La Mdina de Rabat, antigua capital de la isla, es una ciudad amurallada con una única entrada. Por aquí se entra y se sale después de visitarla, no hay otra puerta.

La llamada "ciudad del silencio" consta de unos apartados para que más o menos sea fácil visitarla sabiendo en cada momento donde estás. La plaza de la entrada, la de la catedral, su calle central que te lleva directamente hasta el mirador sino te desvías, y las llamada "old city" y "the village", que se ubican a un lado y a otro de la calle central.


Aquí estoy yo condenado por viajero incansable

 Esta puerta fue construida a unos metros de la principal. Se puede ver una inscripción que se refiere a su construcción en 1724, así como el escudo de armas del Gran Maestre. Bajo esta puerta juraban los Grandes Maestres el compromiso de protección y fidelidad a la ciudad.

Fijaos en este pequeño limosnero de la Iglesia de Santa Ágata, una de las patronas de la ciudad



Interior de la capilla, erigida en 1417.

Si hay algo con colorido en la Mdina, sin duda alguna son los balcones, las puertas y las ventanas. Todas con el clásico toque mediterráneo y cuidadas al máximo por sus habitantes. Aunque ninguna es demasiado llamativa, si es cierto que la gran mayoría llama la atención del turista.

Están tan bien cuidadas que se han convertido en uno de los reclamos turísticos del país. Podrás encontrar a modo de "souvenir" postales de estas puertas y ventanales por toda la isla de Malta.

Plaza de la Catedral de Mdina.
Esta plaza pequeña, estrecha y casi siempre a la sombra, es el ejemplo más claro de lo que fue en su día la capital.
 El poder eclesiástico, las familias más poderosas que construían casas de lujo a su alrededor y los dos poderosos cañones que protegen la puerta de la catedral; estas tres apreciaciones hablan de la Malta mas histórica y orgullosa, cuando se defendían de toda clase de invasores provenientes de todos los continentes a base de fe, trabajo y cañonazos hasta en la misma puerta de casa si hacía falta...


 Museo de Mdina. Una mezcla de tesoros artísticos civiles y religiosos. La entrada a la iglesia era inseparable de la del museo.

La Catedral de Mdina, conocida también como la Catedral de San Pablo, es la joya arquitectónica más importante de la elegante y amurallada ciudad.

 Es una obra maestra del arquitecto maltés Lorenzo Gafa, que fue edificada a final del siglo XVII en el lugar donde mucho antes estuvo la iglesia normanda que fue destruida por el violento terremoto de 1693. Según la tradición, la iglesia primitiva había sido edificada donde estaba la casa de Publio, el gobernador romano de las Islas que fue convertido al cristianismo por San Pablo en el año 60 después de Cristo.


 La cúpula, ha tenido una historia llena de vicisitudes: varios pintores trataron de embellecer su interior. Su aspecto actual data de la década de 1950.

En la catedral de Mdina hay obras de arte del artista calabrés y caballero Mattia Preti. En el suelo, además de lápidas con incrustaciones de mármol, hay escudos e inscripciones de los obispos de Mdina y de otros miembros del cabildo de la Catedral.  

En el coro, detrás del altar mayor, está la descripción monumental de la Conversión de San Pablo. Formó parte de la iglesia primitiva normanda y sobrevivió al terremoto. 
 La verdad es que me gustó mucho esta pequeña catedral.

Las lápidas del suelo, como las de La Valetta, nos recuerdan los miembros de las jerarquías eclesiásticas enterrados aquí.

 También me fascinó las suntuosidad de las capillas....




 Esta calle, que parte en dos toda la ciudad amurallada, es un compendio de arquitectura exquisita y muy bien cuidada. Procuran mantener el tono original de sus esquinas, recovecos y fachadas de unos edificios de autentico lujo.


Se nota la grán clase que en su día pudo tener esta pequeña capital, ya olvidada en gran parte por su lejanía del mar y también por la escasez de agua en la zona, lo que imposibilitaba su crecimiento demográfico.


 La verdad es que es una delicia, sin coches, casi sin gente...






 Ya era hora de volver a La Valeta. Una última mirada a la puerta de la ciudad..


 Me gustan los sitios donde las cosas cambian muy despacio...

 De nuevo la Plaza del Tritón.


 No se si veis la luna.....  




 Si hay un lugar donde se venera a los gatos, es Malta. 
 Esto estaba por casi todas partes


Y enfrente esta higuera.

 Y decimos adiós a Malta..