martes, 28 de julio de 2015

Viva Mexico (III)

Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios
La típica imagen que tenemos de esta zona de Puebla es la de esta iglesia con el fondo del volcán Popocatepetl, nevado.





Siempre me había parado largo rato frente a las fotos o las imágenes de los documentales donde aparecía, pero fue sólo cuando lo visité, que se me ocurrió leer sobre ella.
Ni por un momento pude imaginar que iba a estar edificada sobre una antigua pirámide de Quetzalcoatl, y además, nada menos que la más grande del mundo antiguo, ya que tiene 54 metros de alto, cubre 54 hectáreas y está formada por varias estructuras superpuestas a lo largo de seis siglos.





Por supuesto que los españoles intentaron destruir todo rastro de ella cubriéndola con tierra y edificando la iglesia en 1594, y así demostrar su "superioridad".


Aunque ya no podemos ver la pirámide por fuera, y por dentro, por los túneles, en contadas ocasiones, si que podemos disfrutar del rico interior de la iglesia y si cuadra, como a mí que sea un día festivo, contemplar una jornada de celebración, con procesiones y un riquísimo mole que estaban elaborando en un lado de la iglesia. Que maravilla!!!

Tlacotalpan
Fue una sorpresa, ya que no estaba incluida en los planes ni en la ruta del día, pero nuestro guía quiso acercarnos a ellas para conocer un poco más la esencia de México.




Hablar de Tlacotalpan es hablar del pasado que encierran sus calles, de la historia misma del país, de las haciendas, de Porfirio Díaz en sus años gloriosos o de Guadalupe Victoria , fundando una de las primeras escuelas de la Marina Mexicana, es reconocer la labor de Miguel Z. Cházaro ilustrando a los tlacotalpeños y de Jorge Alacio Pérez, derramando sangre que se purificara en nombre de México. Recordar a tantos hombres y mujeres que forjaron la suerte y el destino de esta tierra que ha perdurado a través de los años como "Perla del Papaloapan" y más aún como Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Indudablemente, el rasgo que más caracteriza a Tlacotalpan es su arquitectura, en especial las fachadas de sus casas.
Si tengo algo que destacar en este pueblo ejemplar, de balconadas y soportales, de tranquilidad y colorido, son dos rincones. Por un lado la iglesia de San Cristóbal, también conocida como la Parroquia y considerado el templo mas importante de Tlacotalpan. Fue una de las últimas obras realizadas bajo la administración virreinal ya que su construcción se inicio en 1812 aunque durante mas de cuarenta años se suspendieron las obras,hasta que por iniciativa de Miguel Zacarias Chazaro,se reiniciaron en 1849.





De estilo neoclásico y grandes dimensiones, para sufragar los gastos de su construcción en 1851,el templo fue escenario de coloquios y zarzuelas,hasta que Porfirio Díaz a petición de los ciudadanos,ordeno la construcción del teatro Netzahualcoyotl y el recinto fue dedicado nuevamente al culto católico.
Es una iglesia de postal, colorida y armónica, muy elegante, y dentro es sencilla pero muy acogedora. Y si salimos, encontramos el segundo rincón, el zócalo, llamado también Parque Zaragoza. Es el mejor sitio para iniciar una caminata por Tlacotalpan. En su parte poniente se encuentra la parroquia de San Cristóbal y en la sur el Palacio Municipal. Por los corredores hay tiendas de artesanías y a pocos pasos están las galerías de arte y los museos. La capilla de La Candelaria se localiza hacia el noreste, junto a la plazuela dedicada al “Flaco de oro”, Agustín Lara, y a un costado del Parque Hidalgo.




Es un sitio ideal para descansar después de un largo día de visitas, a cual más interesante, sobre todo a última hora de la tarde. Y hubiera sido perfecto si en el quiosco central hubiera estado tocando una banda de música o un conjunto de mariachis....
Celebrando el Día de la Revolución en Xalapa
La pequeña gran ciudad de Xalapa Enriquez, es la capital del estado de Veracruz y es conocida por su universidad, su vida cultural y su fantástico museo de antropología. Su centro es un precioso ejemplo de ciudad colonial y desde su corazón, la plaza en la que se levanta el Palacio de Gobierno y la catedral con un Cristo gigante surgen, como radios, cerro arriba casas de brillantes y vivos colores con techados inclinados y balcones de forja que bordean las calles empedradas que rodean ele mercado.



Pues en este escenario único, vivimos la muy cívica celebración del Día de la Independencia, ese 16 de septiembre que recuerda el Grito del cura Manuel Hidalgo llamando a las armas por la causa independentista. Hay que decir que ese grito, en principio, fracasó pero fue la semilla para que cuatro años después un segundo alzamiento, el de Morelos, volviera poner en pie de guerra el espíritu de rebeldía mexicano. Después de ésto, poco a poco México dejó de ser parte del Imperio Español.


Las celebraciones de este día, son, en su mayoría fiestas en todas la plazas de todas las ciudades de México, con fuego artificiales, música y huevos vaciados rellenos de confetti que se lanzan mientras se repite el grito de Hidalgo. El día siguiente se dedica a los desfiles y los niños se visten con los trajes tradicionales o se disfrazan de héroes independentistas.
Desde luego que esos dos días, es especialmente emocionante estar en cualquier lugar de México....
Mercado Jauregui
El Mercado de Xalapa o de Jauregui, es uno de los más interesantes de los que vi en México. En él hay de todo:. alimentos, juguetes, artículos de ferretería y del hogar... pero sobre todo, y lo que más nos va a llamar la atención es su lado esotérico.






Primero de todo la parte donde tienen las imágenes de devoción, con la Santa Muerte como estrella de la galería de ventas junto con la Guadalupe y otros santos y Cristos. Luego pasamos al nivel Día de los Muertos con todas las calaveras, dulces, piñatas y demás adornos y un tercer nivel nos lleva a las hierbas, remedios y hechizos que sirven para todo el año. Desamores y amores, trabajos y envidias, dineros y herencia, todo tiene cabida en el mercado, ya que para todo parece tener remedio. Remedio que también hay para lo físico, como los embarazos no deseados, las migrañas y menopausias, fertilidades e infertilidades que parecen curarse con solo agregar unas gotas de jugo de pulco en una bebida o unas hierbas quemadas en unas velas de colores.


Nos apabulla el olor de las plantas y los remedios y la aparente e inocente facilidad con que todo parece tener respuesta y solución en este mercado, así que salimos de él, pero pensando si no habremos hecho mal en no comprar nada.....
Museo de antropología de Xalapa
El día anterior habíamos hecho ni sé cuantos kilómetros desde nuestro hotel de Veracruz para visitar el Museo, pero coincidió con el Día de la Independencia y el guía no sabía que estaba cerrado..






Así que el día siguiente volvimos más temprano al 
Museo de Antropología de Xalapa que sólo es superado por el Nacional de México.
Ya en sí, el edificio es una maravilla, que permite que la colección se distribuya entre espaciosas salas y patios al aire libre, acogiendo esculturas y otras piezas de civilizaciones precolombinas de la Costa del Golfo encontradas en distintos yacimientos de la región. Las primeras salas están dedicadas a la Civilización Olmeca, siguen la Veracruzana Central y la Totonaca, acabando con las estilizadas esculturas Huastecas.






Las piezas se exponen en una sucesión descendente de salas y patios comunicados por escaleras y rampas para minusválidos. Partiendo de la entrada principal la colección está ordenada cronológicamente. Los jardines contienen plantas de distintas zonas del estado de Veracruz.






En las fotos muestro una breve descripción de las piezas que más me gustaron, que al mismo tiempo son las más importantes.

No hay que decir que es un lugar imprescindible para poder entender las anteriores o posteriores visitas a lugares como Tajín, ya que refleja la vida cotidiana y sobre todo la religiosidad, de máxima importancia para estas culturas.
Fuerte de San Juan de Ulúa en Veracruz.
El fuerte es una amalgama defensiva de siglos de destrucción y edificación,desde los restos del primitivo bastión de 1692 hasta las últimas reconstrucciones del siglo XIX.



Para llegar a él tenemos dos opciones, la práctica, que consiste en llegar por carretera y aparcar el coche en los jardines o la romántica, saliendo desde el malecón en barca, pasando por la isla de los Sacrificios, y llegando al acuartelamiento de las últimas tropas españolas que aceptaron la Independencia de México y que desde entonces ha sido testigo de varias invasiones extranjeras, la última de Estados Unidos en 1914, y posteriormente el penal más conocido durante el Porfiriato.






En un área del inmueble se narra la historia del fuerte y de los ataques de piratería que sufrió el puerto de Veracruz durante el virreinato.




La visita al Fuerte permite conocer su arquitectura, mediante un recorrido por sus espacios: celdas, pasillos, calabozos y patios.










 El acervo se compone de armas de los siglos XVI al XIX, armaduras y un argollón de amarre de navío.
La gran laguna
El corazón de la Reserva es un pintoresco lago que cubre completamente el cráter de un volcán apagado. La humedad y el calor que lo envuelven atrae a multitud de aves, entre ellas loros y tucanes que deben andar con cuidado para no caer en las fauces de varios cocodrilos que lo habitan.







Lo normal es hacer una pequeña excursión en lancha para llegar a la isla de Tanaxpillo, donde viven unos graciosos macacos que parecen estar un poco hartos de la curiosidad de los humanos. En las orillas del lago hay varios restaurantes donde entre otras cosas sirven el sabroso "Vuelve a la vida", un cóctel hecho de pescado, camarones y ostiones, todo de agua dulce servido en una salsa fría de tomate y tabasco...





Volviendo a tierra, Nanciyaga es una gran franja de bosque tropical, donde han preparado unos senderos que nos muestran la riqueza vegetal de la zona y también encontramos oportunidades de participar en rituales precolombinos como el temazcal ( baño de vapor) o nadar en el agua de las pozas.





Fue escenario de varias películas entre las que se encuentra Los últimos Días del Edén, de Sean Connery.
Cascada de Eyipantla
Uno de los lugares naturales de más fácil acceso, son estas impresionantes cascadas.
Por una carretera asfaltada que atraviesa montañas y plantaciones de caña de azúcar, papaya, tabaco y banano, llegamos a un aparcamiento donde dejamos el coche o el autobús. 




Los niños del lugar hacen de guías y nos acompañan por los 244 escalones contaditos que nos bajan hasta el fondo para disfrutar del espectáculo de esta cascada de 50 metros de altura que ruge con toda su fuerza.



Antes de irnos debemos subir arriba y ver la caída desde otra perspectiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario