jueves, 1 de septiembre de 2016

Isla Mauricio, la perla del Indico (VII)

 Y al día siguiente pudimos hacer la excursión sin problemas








Este es el Islote de Coin de Mire, reserva natural desde los años 80.



Este rincon se llama El culo de la Señora....







Y vamos llegando a Ilot Gabriel







Esperamos para que una pequeña barca venga a llevarnos a tierra...












En esta playa recalaban las excursiones a la isla. En ella había bar, servicios, mesas y sombrillas de madera, tumbonas, y todo un gran etcétera turístico...









Y después de comer, una paseito alrededor de la isla para ver los pájaros que son símbolo de la Isla, el paille-en-queue y una extraña planta que cubre a las demás como una marea roja, la "Baume de l'ile Plate".














Mas imágenes





















Al día siguiente, penúltimo, teníamos la excursión a Isla de los Ciervos. El embarcadero estaba a 5 minutos de casa.














Y desembarcamos en Isla de los Ciervos, donde nos esperaban con un cóctel de bienvenida y unas hamacas en la arena.






Aquí vivían unos cangrejitos muy asustadizos..











La parte norte de la isla...




Nuestra mesa en el restaurante hindú.

Y esta es la vista desde la mesa sobre la arena..




La exquisita comida: pescado, pollo, cordero, curry, pan y mazapán con almíbar.







Saliendo del precioso restaurante




Vamos a dar un último paseo por la isla antes de marcharnos










Y seguimos rodeando la Isla de los Ciervos.












Por ultimo, la playa mas extensa en mar abierto. Era realmente bonita, con unos colores increíbles debido al contraste de las rocas negras, la arena blanca y el azul turquesa del agua. Aquí es cuando vimos que las fotos que habíamos visto en los catálogos eran reales o mas aún, la realidad superaba a las fotos.







Y con estas imágenes dejamos la isla para visitar el último lugar que nos restaba de Isla Mauricio.
Entre pimienta y pomelo, una historia... muy picante.
El jardín botánico situado cerca de Port-Louis, ha conocido muchos nombres como "El jardín de mi placer", "Jardín de las plantas" o "Royal Botanical Garden". Finalmente fue llamado en 1988 "Jardin Botanique Sir Seewoosagur Ramgoolam", en homenaje al padre de la independencia y Ministro mauriciano. Aunque reciente, esta denominación es aún muy poco utilizada o ignorada por los visitantes. El nombre de "Jardín de Pamplemousses" viene del nombre de la aldea adyacente y es el que se utiliza más a menudo.


 Y aquí está el estanque de nenúfares que nos ofrece una carga fresca de flores blancas, azules o rosas. Lamentablemente mueren después de haber vivido sólo dos días. El gigantismo de sus nenúfares nos sorprenderá: "Victoria Amazonica" puede alcanzar de 1 a 2 metros de diámetro y dicen que podrían soportar el peso de un niño pequeño. Por supuesto no se recomienda intentarlo.






El jardín debe su origen a François Mahé de La Bourdonnais, el gobernador de la isla de Francia (antiguo nombre de Mauricio), que adquirió la propiedad de "Mon plaisir", donde construyó su residencia y creó un jardín de plantas.





Pero es Pierre Poivre, ex seminarista que se convirtió en botánico y explorador su auténtico creador, cuando visita isla de Francia y se convierte en el auténtico "misionero de las especias".







Estamos en el siglo XVIII, Poivre es un joven aventurero, que quiere romper el monopolio de los holandeses en el mercado de las especias y decide importar desde las colonias francesas. Así consiguió cofres llenos de semillas y plantas en arbusto y llenar las bodegas del barco. Ha elegido cuidadosamente a lo largo de sus viajes, a veces robado por su cuenta y riesgo... Así, la nuez moscada, el clavo de olor, etc consiguen aclimatarse lentamente en el "jardín del placer". Pero Fusée-Aublet, un horticultor celoso, sabotea sus cultivos tan pronto como se da la vuelta. Así que Poivre derrotado regresó a Francia, pero sin rendirse, ya que era un gran luchador.


 De hecho, regresó diez años más tarde, en 1767 y en esta ocasión como Superintendente de la isla Borbón (Reunión) y la isla de Francia. Pierre Poivre era manco (en una batalla naval, una bala de cañón le destrozó la muñeca y tuvo que ser amputada), pero su habilidad, su ciencia, su tenacidad y su experiencia llegaron a superar todas las dificultades. Se introducirán en el jardín de Pamplemousses especias de todo el mundo cuyos nombres nos invitan a viajar: Laurel del Caribe, alcanfor de China, pan de Filipinas, el lichi de Cochinchina... pero también tantas especias como fue posible.






 A través de los árboles, el busto de Pierre Poivre parece vigilar el jardín...A continuación, en el estanque de la Avenida Papa Hennessy, admiramos los lotos de flor blanca o amarilla venerado por los hindúes.






Está cerca la puerta, donde de repente nos encontramos nuevamente con la realidad. Podríamos haber contratado a un guía, pero será para otra vez! Hoy, como Alicia, hemos elegido perdernos y soñar...







El aeropuerto estaba cerca, así que tomamos su dirección y con ello volvimos a nuestra realidad, a Tenerife. La ilusión del viaje quedaba atrás, pero el recuerdo del paraíso nos acompañaría el resto de nuestras vidas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario