domingo, 7 de julio de 2013

La elegante Karlovy Vary

Emprendemos la visita a Karlovy Vary. Para ello nada mejor que el tren con estos preciosos paisajes.


Y por fin el tren llegó a Karlovy Vary..Cruzamos el río para entrar en la ciudad..

 Y empezamos a ver las muestras de la riqueza de la ciudad. Enormes edificios del siglo XIX.


 Karlovy Vary es el nombre checo para Carlsbad (Karlsbad en alemán), que es una ciudad balnearia situada en la parte occidental de la República checa. Carlos IV de Luxemburgo fundó la ciudad en 1370.
 Karlovy Vary es una de las ciudades más hermosas y más visitadas por los turistas en toda la República Checa. La ciudad tiene una historia muy interesante.

Fue fundada durante el gobierno del rey Carlos IV en el año 1349 en el horcajo de los ríos Ohře y Teplá en la sierra Český masív, aproximadamente 120 kilómetros de la capital, Praga. Según la leyenda Carlos IV en persona descubrió las fuentes durante la caza de un ciervo. Hay pruebas oficiales sobre la existencia de la ciudad a partir del año 1370, cuando Carlos IV dió a la ciudad derechos y libertades, además tenía las ventajas de ciudades balnearias. En el siglo XVI sufrió una decadencia del turismo ( sobre todo por la Guerra de 30 Años ), pero a finales del siglo XVII floreció de nuevo. Desde entonces se ha hecho más y más atractiva para todos sus visitantes. El propio centro se encuentra en los meandros del río Teplá.
 El chocante Hotel Thermal...



 Esta columnata cobija la primera fuente de la que bebimos.

 En todas las columnatas se encuentran fuentes termales con efectos curativos. Hay 12 fuentes termales en total, las más conocidas son Vřídlo, Rusalka, fuente del Rey Carlos IV, Príncipe Venceslao, Libuse...

Iglesia de Santa María Magdalena.



 Enfrente de la Iglesia, en el suelo, está este reloj calendario sobre el que no he podido encontrar información.
 En la misma plaza se ubica el edificio moderno que protege el gran chorro de la fuente termal.
 De la parte trasera de la Iglesia nace un pequeño sendero que nos enseña una vista diferente de la ciudad.

 Y empezamos a subir a lo que llaman el Westend, porque a finales del XIX, muchos adinerados ingleses construyeron y habitaron enormes edificios de estilo inglés.




 En Karlovy Vary podemos encontrar una iglesia cuya construcción se inspiró en otra situada en los alrededores de Moscú. Se trata de la iglesia de rito ortodoxo de Pedro y Pablo. Es difícil tener una vista completa de la misma, pues se encuentra rodeada de casas y entre árboles, pero el juego de colores azul y dorado de su techo y de sus torres no la deja pasar desapercibida.




 Las que hemos visto son lujosas villas propiedad de rusos, y siempre vigilante por la propiedad pública el señor Marx.






 Y de vuelta en el tren, acabamos la visita... y nos despedimos de la República Checa.

1 comentario:

  1. Una muestra maravillosa de elegancia!!!
    Felicitacionessss por los 3 meses del blog!!!!

    ResponderEliminar