viernes, 18 de enero de 2013

¿ Estambul o Constantinopla?

Y nuestra siguiente escala es Estambul. Muy temprano, empezamos a remontar el Bosforo.
Imagen

Imagen

Imagen

El Bósforo, "Bogaziçi" en turco ("Bogaz" significa "el estrecho"), por un lado une el mar de Marmara con el mar Negro y por otro separa los dos continentes, Asia y Europa. Es un canal de agua que tiene 31.7 Km de longitud. Su profundidad media varia entre 50 - 120 m. La parte más estrecha del Bósforo es la parte de "Rumelihisari" (el castillo de Rumeli) que tiene 660 m entre las dos orillas. La parte más ancha es la que está próxima a su unión con el mar Negro, 4700 m. En las dos direcciones del Bósforo existen corrientes fuertes que llegan a 3-4km. La corriente del mar Negro hacia el mar de Marmara es por la superficie, la contracorriente del Bósforo empieza en el mar de Marmara a unos 40 m de profundidad y sube hacia al mar Negro. Estas corrientes se deben a la diferencia de densidad de sales y alturas de los dos mares. Debido a los vientos las corrientes pueden llegar a 8-9 Km por hora.
Imagen

Imagen

Imagen

Las aguas del Bósforo, según el acuerdo de Montreux firmado en 1936, se consideran aguas internacionales bajo control de Turquía. El paso del Bósforo es vital para poder salir a los océanos para los países de las orillas del mar Negro como Rumania, Bulgaria, Ucrania y Rusia.
Imagen

Imagen

Imagen

Sobre todo en verano, los fines de semana las terrazas y los restaurantes de las orillas del Bósforo, frecuentados por mucha gente, ofrecen la posibilidad de pasar unas horas agradables para gente de diferentes niveles sociales...
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Al bajar vimos estas bellezas..
Imagen

Imagen

Imagen

Y nos subimos al tranvía hasta la Mezquita Azul.
Imagen

Legamos a la plaza y nos encaminamos a la mezquita
Imagen


Imagen

Imagen


La mezquita fue construida durante el reinado del decimocuarto sultán otomano, Ahmet I, entre 1603-1617. Es la mezquita más grande y fastuosa de Estambul. Fue construida por el discípulo del arquitecto Mimar Sinan, Mehmet Aga. Su construcción, fue iniciada en 1609 y finalizada en 1616. La mezquita fue construida junto con una madersa, escuela coránica, un asilo, un centro comercial de artesanía, un "kervansaray", alojamiento para camellos, una fuente y un "külliye", complejo socio-religioso.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

El sultán Ahmet subió al trono a los catorce años y gobernó con gran aceptación popular hasta los veintiocho; falleció, supuestamente de cáncer, unas cuantas semanas después de inaugurar la mezquita. Está enterrado en el "külliye" de su propia mezquita, en un mausoleo que construyeron más tarde. El arquitecto de la mezquita, Mehmet Aga recibió el apodo de "Sedefkar", el marquetero. El lugar elegido para la construcción de la mezquita fue el centro de la ciudad, antiguo emplazamiento de un hipódromo romano.
Imagen

Nos saltamos esta cola a la torera. Ventajas de ir por libre.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Uno de los motivos de elegir esta zona fue porque estaba cerca del palacio de Topkapi. El cuidado que mostraron al elegir el lugar es un reflejo del posterior esmero que pusieron en elegir los materiales de construcción y en la decoración de la mezquita. Los 21.043 azulejos usados en su construcción fueron hechos en los talleres del palacio; las alfombras de cientos de metros cuadrados fueron tejidas en los telares imperiales y los cristales de las lámparas de aceite fueron traídas del extranjero...
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Y a visitar Santa Sofía
Imagen 
Y cruzando el parque entramos en Santa Sofía.
El Museo de Santa Sofía se considera la obra mas grande y sagrada de la época Bizantina. Hoy en día es visitada como museo por numerosos turistas que contemplan maravillados esta gran obra maestra. Aya Sofía fue utilizada como iglesia durante 916 años, desde su construcción en el año 537 hasta el día de la conquista de Estambul en 1453. Desde esa fecha hasta 1934, durante 481 años, se utilizó como mezquita. Después de pasar una restauración completa por orden de Mustafa Kemal Ataturk, fundador de la república Turca, en febrero de 1935, fue inaugurada como museo.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Aya Sofía tiene una gran importancia en la historia de la arquitectura por ser la primera construcción de base cuadrada de este tamaño que esta cubierta por una cúpula central y dos pequeñas semicúpulas. En nuestros días Santa Sofía es la cuarta iglesia que tiene una área cubierta mas grande del mundo después de San Pablo en Londres, San Pedro en Roma y el Duomo en Milán. El nombre de Aya Sofía es uno de los tres títulos dedicados a Dios. Estos tres títulos se describen como: Aya Sofía (sabiduría divina), Aya Irene(Santa Irene) (quietud, paz) y Aya Dinamis (poder sagrado).
Imagen

Subimos a las galerías por unas rampas.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

El emperador bizantino Constantino, en el año 360, hizo construir en el centro de la ciudad, en el lugar donde hoy en día se encuentra Santa Sofía, una gran iglesia con el nombre de " Megale Ekklesia". Sobre las ruinas de esta construcción de madera, que se quemó completamente durante un incendio el 20 de junio del 404, fue construida una nueva iglesia más grande y resistente entre los años 404-406 por el arquitecto Rufinos y fue inaugurada para el culto el 10 de octubre del 416.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

El emperador bizantino Teodosio fue el mecenas de esta segunda iglesia, que constaba de tres naves en forma de basílica. Este edificio, del que pueden verse todavía los restos de su base, las escaleras y un friso decorado con relieves de ovejas justo delante del museo, fue prácticamente destruido por los opositores del emperador durante la insurrección de Nika (victoria) que empezó en enero del año 532. El emperador Justiniano, que recuperó su trono después de la insurrección de Nika, entre los años 532-537, mandó construir la iglesia que se visita hoy en día...
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Para llevar a cabo semejante proyecto, el Emperador confió en dos científicos: Antemio de Tralles (matemático y físico) e Isidoro de Mileto (profesor en geometría y mecánica), y se desconoce si tenían experiencia en arquitectura. A pesar de ello diseñaron una cúpula de 31 metros de diámetro que estaría colocada sobre una base cuadrada. El Emperador, por su parte, no escatimó en materiales. La construcción se inició en el 532 y el 27 de diciembre del año 537 se inauguró (solo 5 años después!!!). Aunque los trabajos de finalización prosiguieron, dándose por terminada durante el reinado de Justiniano II (565-578). Luego un par de terremotos obligaron a restaurarla. En el del año 558, la cúpula sufrió graves desperfectos y el Jóven Isidoro, sobrino del Viejo Isidoro, aprovechó para levantar la cúpula hasta los 55,6 m. que podemos ver en la actualidad. Hay que pensar que Santa Sofía fue, durante 1000 años, la mayor catedral del mundo (la desbancó en 1520 la catedral de Sevilla).
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Con la subida al poder de Leon III, emperador bizantino, se prohibieron los iconos en el culto, por lo que se retiraron todas las imágenes de Santa Sofia. (s.IX). Volvió a sufrir terremotos e incendios que obligaron a otras restauraciones. Durante la cuarta cruzada fue víctima de pillajes y robos de reliquias que se llevaron a otras iglesias. En el s. XIII se convirtió en iglesia católica de Roma. Cuando los bizantinos la recuperaron en 1261 la encontraron en ruinas, y tuvieron que colocarse diferentes soportes. Debido a nuevos terremotos, durante los últimos 100 años del periodo bizantino, volvió a quedar en ruinas.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Tras la conquista de la ciudad por los otomanos en 1453, el sultán Mehmet El Conquistador mandó reformarla y convertirla en mezquita. Se construyeron los elementos típicos y se cubrieron los mosaicos (a excepción del de la Virgen María y los ángeles de los medallones). Posteriores sultanes fueron realizando sus aportaciones y reformas. Importante fue la restauración de 1739 a manos de los hermanos Fossati. En este tiempo, el famoso calígrafo Kazasker Mustafa Izzet Efendi también preparó las tablas caligráficas que se colgaron en Santa Sofía. Hay ocho en total y llevan el nombre de Alá, el profeta Mahoma, los cuatro primeros califas y Hasán y Hussein, dos de los nietos del profeta, que se veneran como mártires.
Imagen

Imagen

Imagen

En 1934, Atatürk dio orden de convertir Santa Sofía en museo. Incluso antes se limpiaron y restauraron los mosaicos quitando el material blanco que los tapaba, en un trabajo minucioso. Se sacaron las alfombras para mostrar los mármoles del suelo.
Imagen
Estos recipientes se cree que son del periodo helenista o bizantino temprano. Detrás de una de las urnas se encuentra el pilar de San Gregorio. En él los visitantes introducen el dedo en la piedra de mármol rodeada de una placa de latón, y tras dar una vuelta a la mano piden un deseo. Éste se cumplirá si al sacar la mano los dedos están húmedos.
Imagen

Imagen

Saliendo a la izquierda podemos visitar el baptisterio que pertenecía a la iglesia del s. VI y que ahora contiene el sepulcro de dos sultanes (se pueden ver tras la ventana al fondo).
Imagen

Imagen

Imagen

La tecnología es accesible a todos. Aquí una chica con un ipad
Imagen
Y pasamos por el Hipódromo.
Este monumento es más nuevo en comparación con otros de la plaza. Porque se trata de Una donación de parte de káiser Alemán Guillermo II al sultán de entonces AbdulHamit. Guillermo II, hizo construir la fuente en Alemania en 1895 pieza por pieza se trajo a Estambul, tres años después de su visita la fuente estaba ya completada; El Káiser buscaba expandir los limites de su imperio hasta el Canal de Suez, por su importancia petrolífera.
Imagen

Pero antes unos espectadores vigilaban nuestros andares.

El hipódromo fue construido en la época de Séptimo Severo (200 D.C) y engrandecido por el fundador de la ciudad Constantino El Grande. Santa Sofía era el centro de la vida religiosa. Al mismo tiempo el hipódromo era el centro de las actividades civiles. Pero principalmente funcionó como el centro de deporte donde el programa regular de las carreras de carros y los circos sirvieron de diversión para la gente de Constantinopla durante más de mil anos. La espina estaba adornada por una línea de estatuas, obeliscos y columnas. Actualmente se pueden encontrar tres de ellas, el obelisco egipcio, la columna serpentina y el obelisco amurallado.

Imagen

Imagen

Imagen

Tutmosis III(1549-1503 A.C) hizo construir este obelisco con una altura de 60 metros en Deir el Baharí enfrente de Tebas en Egipto para conmemorar una de las campañas en Siria. El obelisco se rompió durante la carga para Constantinopla en el siglo IV. Al final una tercera parte fue erigido en el sitio original de hipódromo por Teodosio en el año 390 encima de un pedestal de mármol decorado por bajorrelieves.
Imagen

Imagen

Imagen

Tres serpientes enlazadas en forma de columna que era la base de un trofeo. Ese trofeo dedicado a Apolo fue erigido en el nombre de 31 ciudades Griegas que ganaron una batalla contra los persas en Platea en el año 479 A.C. La columna que estaba en el templo de Apolo de Delfos fue traída por Constantino el Grande a su sitio actual de hipódromo. Hay muchas historias sobre lo que ha pasado a la columna. Según una de estas, un hombre de la Embajada Polaca que estaba bastante borracho cortó las cabezas de serpientes con su espada en una noche de Abril del año 1700.
Imagen

En el siglo 16 el viajero Francés Petrus Gyllius habla de una columna llamada Coloso, porque en la inscripción de la base se hace una comparación con el Coloso de Rodas y también se ve el nombre de un emperador Bizantino, Constantino Porfirogeneto (912-959) quien la restauró y la cubrió con paneles de bronce. La columna tenía 32 metros de altura y en los paneles de bronce se representaba a los granjeros y los pescadores.

Imagen

Antigua muralla de la ciudad
Imagen

Los maravillosos baños turcos de Cagaloglu.
Imagen



Imagen

Una tienda sólo de botones
Imagen


Y llegamos a la Mezquita de Suleimán el Magnífico
Imagen

La mezquita fue construida entre 1550 - 1557 por encargo del sultán Solimán, que gobernó entre 1520 - 1566. El proyecto corrió a cargo de Sinan, el más famoso arquitecto otomano. En el periodo del sultanato de Solimán el Magnífico, el imperio se extendió lo máximo y se acercó a la extensión del imperio bizantino en la época brillante del emperador Justiniano. Solamente tuvo oportunidad de construir una mezquita en su nombre a los 30 años de su subida al trono, aunque fuera tarde, mandó construir una de las mezquitas más espectaculares de Estambul.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

El arquitecto de la mezquita, Sinan, es conocido como "el arquitecto que trabaja sin necesidad de utilizar un plano". Sinan vivió entre 1490 y 1588; fue el arquitecto principal de cinco sultanes y construyó durante su prolongada carrera profesional, unos 50 años, alrededor de 400 obras. Nació en el seno de una familia no musulmana, a los 22 años vino al palacio ya convertido y después de servir como jenízaro durante 19 años empezó a trabajar como arquitecto. Se dice que en los tres primeros años de la construcción de la mezquita de Süleymaniye aproximadamente unas 3000 personas excavaron y construyeron una base de roca de 6 - 7 m de profundidad. Los gastos totales de la construcción de la mezquita fueron de unos 60.180 "akçe" (moneda otomana), que corresponderían en la actualidad a unos 60 millones de dólares. Otras obras que estaba realizando el arquitecto Sinan mientras construía la mezquita alargaron su construcción. El sultán, que estaba muy enfadado por esta tardanza, llamó varias veces la atención al arquitecto. Finalmente, el día de la inauguración de la mezquita el sultán, para demostrar su alegría y expresarle su afecto al arquitecto, le cedió a Sinan el honor de abrir la puerta de la mezquita con una llave de oro...
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Justo iban a cerrar por ser la hora de la oración, así que sólo la pudimos disfrutar durante un minuto.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Las vistas al Bósforo son estupendas
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Una visita al baño antes de irnos..
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Los vestidos para las niñas....
Imagen

Y visitamos la Basilica Cisterna.
La entrada principal de la cisterna Yerebatan, que es la más grande de las 60 cisternas que fueron construidas en Estambul durante la época Bizantina, está situada frente al museo de Santa Sofía. Como no había agua dulce suficiente dentro de las murallas que rodeaban la ciudad, durante siglos la traían de las fuentes y ríos desde el bosque de Belgrado, a unos 25 Km. de distancia. Durante los asedios, los enemigos destruían los acueductos o envenenaban el agua, por eso se vieron obligados a depositar el agua potable en estas cisternas y, de este modo, utilizarla en caso de necesidad.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

La cisterna de Yerebatan, construida en el año 532 en pocos meses, era el lugar en donde depositaban el agua traída a través del acueducto de Valente. Fue utilizada hasta el siglo XIV y restaurada a mediados del siglo XIX, ya que durante mucho tiempo en la época otomana no fue utilizada. Para su construcción se utilizaron diferentes tipos de columnas romanas de distintas épocas. Consta de 336 columnas repartidas en 12 hileras de 28 y situadas a 4 metros unas de otras y nos recuerda a un bosque de columnas. Ocupa un área de 10.000 m2, tiene 8 m de altura y aproximadamente su capacidad es de unos 80.000 m3. Tras las restauraciones realizadas el año 1987 se reabrió para el turismo. Hoy en día se puede llegar hasta al final de la cisterna que antes sólo se visitaba en barquitas. La música clásica y el espectáculo de luz completan su atmósfera mística. En el ángulo izquierdo de la cisterna, se descubrieron dos columnas cuyas bases esculpidas con óvolos clásicos reposan sobre dos extrañas cabezas de Medusa.
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Y antes de volver al barco una visita al Grand Bazar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Varias vistas antes de embarcar y durante la travesía..
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Y así dejamos atras la maravillosa Estambul.

1 comentario: